Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
sábado, 26 julio 2014
00:17
Actualizado a las 

La Razón

Otros reportajes

El riesgo de infarto acaba con una profesión de ensueño

  • Después de ingerir 85 kilos de chocolate, el catador Angus Kennedy deja su trabajo por sobrepeso y por sus alarmantes niveles de colesterol.

  • 1
El riesgo de infarto acaba con una profesión de ensueño
El riesgo de infarto acaba con una profesión de ensueño

Cuando se le pregunta a un niño qué quiere ser de mayor, suele haber coincidencia en las respuestas: bombero, futbolista, médico, bailarina,… Ni tan siquiera en el mundo de fantasía de los más pequeños cabría adivinar una profesión en la que te pagaran –y mucho-, por pasar el día… comiendo chocolate.

Tal ha sido hasta la fecha la labor del catador de chocolate Angus Kennedy, de la localidad inglesa de Maidstone, con un salario de 40.000 euros al año como editor en la sección de dulces de una publicación comercial en la que trabajó durante casi 20 años.

Desde 2010, se había centrado en la cata y valoración de chocolates, un alimento que consumía con una media de un kilo al día, dejando tras de sí una carrera profesional aparentemente de ensueño tras haber degustado más de 85 kilos del apreciado dulce.

Adiós al trabajo
Sin embargo, los médicos advirtieron a Kennedy, de 47 años de edad, que su nivel de colesterol era «peligrosamente alta» después de pasar la jornada laboral comiendo dulces. «En el último par de años, había ganado peso de forma considerable y una revisión reciente demostró que mis arterias quedaban muy lejos de estar en forma», lamenta el catador de chocolates.

En 2010, Kennedy visitó a su dentista una vez al mes ante posibles daños colaterales de su profesión en su salud dental.  Su nueva vida ha dejado de ser tan «dulce».

Kennedy sigue una normas de ejercicio diarias con el fin de volver a tener un peso saludable y ha cambiado sus críticas gastronómicas por la carrera de escritor. «Fue con pesar de que me di de baja en la revista en que trabajaba para concentrarme en una carrera profesional menos dañina», ha reconocido Kennedy.

Vídeos

  • 1