Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
jueves, 27 noviembre 2014
03:59
Actualizado a las 

La Razón

Verano y más

Mofa tuitera contra la equipación

  • Tras la portada de LA RAZÓN, los deportistas estrenan el chándal mientras la red se burla de los diseños

  • 1
Álex Fàbregas, jugador de hockey hierba
Álex Fàbregas, jugador de hockey hierba

El veredicto es unánime. Tanto como el ingenio derrochado ayer en las redes sociales de nuestro país, después de que LA RAZÓN desvelara en primera persona cómo sienta la equipación que lucirán los españoles en los Juegos Olímpicos de Londres y que ya está a la venta.  Los polos, con unos estampados de dudoso gusto estético, por unos 70 euros. Los vaqueros oficiales, a 165. La guasa generada en la red –y que amenaza con ser el asunto más comentado en la ceremonial inaugural–no tiene precio.

Bajo el hashtag #UsosChándalOlímpico, la creatividad se disparó tanto en cada uno de los mensajes que se mostraron en Twitter. ¿El más retuiteado? «El chándal de España no es para ir a por el oro, es para ir a robar cobre», aunque  otros le seguían a la zaga presentándolo como un arma muy útil «para asustar a la niña de la curva» o para «concursar en Humor Amarillo». «Vestimenta para espantapájaros. No se te acercarán ni pájaros, ni ladrones... Ni tú mismo volverás a tu casa...», señala otro tuitero. Hasta chistes, de tan dudoso gusto como el propio chándal, se mueven por la red: «–No iba tan borracho anoche.- Tío, diseñaste el chándal olímpico de España». En este mar de ataques, resultó harto complicado encontrar algún mensaje que defendiera la combinación de colores y las cenefas rusas que pueblan en chaquetas, pantalones y zapatillas.

La rebelión en la red tenía lugar mientras los deportistas se probaban cada una de las prendas, antes de partir para tierras británicas. Y tampoco se mostraban muy de acuerdo con el atuendo de la firma rusa Bosco Sport. «Sobran los adjetivos», dejaba caer Alex Fábregas, jugador de hockey hierba. En la misma línea, se pronunciaba Saúl Craviotto, piragüista de K2 y medallista en Pekín: «En casa probándome la ropa de los JJOO! Yo mejor no opino, os lo dejo a vosotros...». Iván Pastor prefirió abstenerse  se limitó a acompañar su imagen de un sencillo comentario: ¡Ahí va un adelanto de la ropita para los juegos!».

Ante el aluvión de críticas por parte de los creadores españoles y el rechazo social, el presidente del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco, hizo hincapié en que el uniforme «no se puede cambiar». «La equipación es la que es y está decidida desde hace más de un año y medio. Esa equipación ya ha ido a los Juegos Olímpicos de verano e invierno de la Juventud y a los Juegos Europeos de la Juventud. Llevamos desde el año 2010 así», enfatizó Blanco, amparándose en que más importante que las prendas son los deportistas que las llevan.

 

LOS DISEÑADORES
Que paguen los responsables
Esta equipación  no representa a España  en ningún sentido. Simplemente es una pena que se deje en mano de personas no preparadas decisiones que dañan la imagen de este país. España es un país moderno, culto y con gusto, nada que ver con esta imagen desfasada y hortera. Para colmo se trata de un producto no español con la firma de España. Sólo nos queda esperar que los responsables pierdan su puesto de trabajo y se dediquen a otra cosa, además de pagar por el daño causado a la marca España. 
KINA FERNÁNDEZ Y MARÍA ÁLVAREZ


Una bofetada para el sector textil
De repente, unos rusos. Comprenderán que, por lo menos, nos quede el recurso del pataleo. Al margen de ello y sin tratar de ofender con calificativo alguno a los diseños, lo cierto es que se trata de una decisión nefasta para la imagen de España y una auténtica bofetada para el diseño y el sector textil de nuesto país. Como ha quedado demostrado en otros eventos internacionales –nosotros diseñamos el vestuario de la Expo 92–. Ahora más que nunca toca estar unidos en torno a la marca España.
VICTORIO&LUCCHINO

 

Montajes jocosos
Los Power Ranger, los Teletubbies o la película «300». Los montajes realizados en las redes sociales a partir de los diseños de Bosco acompañaron a los comentarios que se multiplicaba en la red.

 

Vídeos

  • 1