Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
domingo, 13 abril 2014
21:28
Actualizado a las 

La Razón

Hoteles

CS Montargil un cinco estrellas por el Alentejo

  •  En la región portuguesa del Alentejo se sitúa un hotel de lujo que regala al huésped comodidades y exclusividad en perfecta armonía con el entorno

Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.

Hay lugares que son privilegiados, que parecen tener un particular don que  los hace únicos, irrepetibles y singulares. Rincones en el mundo donde el viajero no dudaría lo más mínimo en perderse durante algún tiempo.  

Esa grandeza del paraje puede estar motivada por muchos aspectos: por la belleza intacta y natural de ese territorio, por la acción del hombre, o por ambas circunstancias a la vez.
A medio camino entre la frontera española y Lisboa se encuentra el municipio de Mora, quizás la mejor referencia en el mapa para situarnos. Este coqueto y típico pueblo del norte alentejano tiene a pocos kilómetros el "Barragem de Montargil", como se dice en portugués. Se trata de un precioso embalse, comúnmente denominado lago, rodeado por tupidos bosques de dehesas de encinas y alcornoques (con la compañía de algunos pinares), a cuyas orillas la cadena hotelera portuguesa de hoteles de cinco estrellas C.S. abrió el pasado año un emblemático hotel que se ha convertido en referencia indiscutible en los alojamientos de lujo del Alentejo.
C.S. es sinónimo de calidad contrastada. Cuando el huésped se decanta por C.S. sabe lo que se va a encontrar: el "top" en el servicio, en  la gastronomía y en las instalaciones. Sabe que, sin lugar a dudas, esos días serán inolvidables.
Inaugurar un hotel como C.S. Lago de Montargil es apostar por la revitalización turística de una zona de por sí bella y atrayente. Una inversión ciclópea que está generando multitud de lógicas expectativas, al advertir el viajero la maravilla que le rodea. Como curiosidad, tras cruzar por un típico campo alentejano, rodeado de la característica vegetación mediterránea, entrar en las instalaciones de C. S.  Lago Montargil es atravesar un pequeño oasis de palmeras que nos descubre la belleza de una construcción arquitectónica de primera categoría.
Hay una sensación de perfecta armonía, siendo, posiblemente, el complejo hotelero más moderno, a día de hoy, del Alentejo.
Sus argumentos son claros: 99 habitaciones, 5 suites, club náutico con piscina sobre el lago, embarcadero propio, 4 piscinas exteriores junto al hotel (una de ellas para niños), spa con más de 1.000  metros cuadrados donde disfrutar de todo un amplio elenco de posibilidades con el agua (jacuzzi, duchas vichy, baño turco, masajes, salas de relajamiento, duchas de contrastes, chorros de agua, sauna, tratamientos anti stress…), 2 bares, 2 restaurantes, salas de conferencias y congresos de diferentes capacidades, ascensores panorámicos, centro de negocios preparado con la última tecnología, etc., etc.
Si hablamos de las actividades en el exterior, la agenda también parece inabarcable: un fluviario a pocos kilómetros, paseos en barco, itinerarios a pie, recorridos en todo terreno, práctica de todo tipo de deportes acuáticos y de aventura, visita al recinto megalítico de Montargil, visita a la localidad de Mora, observación de aves….
Un precioso  juego de arquitectura exterior e interior (con ingredientes tan dispares como  modernidad, vintage, profusión de pantallas de plasma, bosque de palmeras, piscinas de las más diversas formas, iluminación nocturna, etc.)  consiguen un decorado realmente impactante. Parece que todo se conjuga para quedar bien; y eso lo nota el huésped que, tras entrar por primera vez en su recepción, no puede dejar de mirar ensimismado por un tiempo a su alrededor  para hacer posteriormente, si se me permite la expresión, una visita panorámica por todo el resort. Y es que el sitio lo merece.
Todo ello aderezado por una gastronomía insuperable, y su más clara expresión en el restaurante "A Panela", con claros predominios culinarios alentejanos, además de una representativa y amplia selección de vinos portugueses de todas las denominaciones de origen.
Un espacio que se ha convertido en mágico por el territorio que nos rodea y por la edificación que nos envuelve. Ideal para un fin de semana imborrable, para una experiencia imperecedera. 
C. S. Lago de Montargil ha creado, siguiendo la senda de otros hoteles de esta prestigiosa cadena por Portugal, un pequeño/gran paraíso por estas latitudes. Una clarísima expresión de buen hacer, del trabajo bien hecho.

Vídeos

  • 1