Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
sábado, 22 noviembre 2014
02:45
Actualizado a las 

La Razón

Tribuna Libre

Apuesta por lo local por Ángel VALLE

  • La crisis ha provocado que cada vez se preste menos atención a este tipo de noticias. Internet, el único soporte que las mantiene

  • 1
«The New York Times»  trató de ofrecer información de los barrios de la ciudad
«The New York Times» trató de ofrecer información de los barrios de la ciudad

Una de las principales víctimas de la crisis del periodismo ha sido, sigue siendo, la información local. De un tiempo a esta parte, algunas cadenas de radio han eliminado las franjas de tarde que reservaban a las noticias de sus emisoras locales, mientras que las televisiones hace tiempo que fueron reduciendo o eliminando sus informativos regionales. Del mismo modo, son muchos los diarios que han suprimido sus cuadernillos centrales de noticias locales para convertirlos en una sección más del periódico con apenas tres o cuatro páginas, caso de «El País» o «El Mundo».
La crisis también se ha cebado con los medios gratuitos, muchos de los cuales ofrecían una información, no ya regional o provincial, sino de barrios o distritos, aportando al ciudadano noticias de su entorno más cercano. Aunque no hay datos oficiales al respecto, son muchas las publicaciones de este tipo que en ciudades como Madrid o Barcelona se han visto obligadas a cerrar sus puertas o a reducir sus estructuras al mínimo.
Internet es el único soporte que mantiene páginas dedicadas a la información local, aunque muchas de las cuales no pueden ser consideradas productos periodísticos, pues detrás están partidos políticos, asociaciones vecinales o colectivos muy ideologizados y sus contenidos tienen un cariz más reivindicativo que informativo. En otros casos, son iniciativas vinculadas al periodismo ciudadano o a blogs personales, en las que el rigor periodístico brilla por su ausencia, pese al buen intencionado esfuerzo de sus promotores.
¿Qué hacer ante este panorama desolador? Pues la verdad es que la situación es complicado y los medios se enfrentan a idear nuevas fórmulas, pues saben que la demanda informativa existe y que los anunciantes, tarde o temprano volverán.
Un caso interesante es el que puso en marcha «The New York Times» hace alrededor de tres años y que, bajo el nombre de «The Local», trato de ofrecer información hiperlocal de algunos barrios de la ciudad de Nueva York y del vecino estado de New Jersey, mezclando una estructura periodística tradicional con las aportaciones del periodismo ciudadano.
Tras este periodo de tiempo, los responsables del diario neoyorquino han hecho balance y han sacado cinco conclusiones, que recoge la web de comunicación Niemanlab. En primer lugar, destacan que un diario de carácter nacional, no puede pagar a un equipo de redacción para hacer periodismo hiperlocal, pero sí puede formar a ciudadanos para que hagan ese trabajo. Sin embargo, y esa sería la segunda conclusión, sí que consideran que para determinados temas siguen haciendo falta periodistas profesionales, que sepan cómo hacer su trabajo. En tercer lugar, creen fundamental crear una plataforma que facilite a la gente colaborar con el periódico. «No todo el mundo puede escribir un artículo de calidad, pero si logramos que, de una manera sencilla, nos puedan mandar una fotografía, tuitear o tomar notas sobre algo que han visto, facilitaremos mucho el trabajo». La cuarta conclusión sería poner en valor el poder del correo electrónico y la posibilidad de hacer llegar a la gente por email las noticias. Por último, apuestan por que experimentos de este tipo impliquen a toda la redacción y sus enseñanzas enriquezcan, no sólo a los periodistas que han participado en el proyecto, sino a la propia estructura del diario, que puede adoptar algunas de las experiencias más beneficiosas.
Por tanto, los medios no deberían renunciar sin más a sus contenidos locales por falta de recursos, ya que hay muchas otras fórmulas experimentales con un largo recorrido por delante y con grandes posibilidades.
Ángel Valle

 

Vídeos

  • 1