Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
miércoles, 23 julio 2014
20:00
Actualizado a las 

La Razón

Investigación

La NASA detecta un nuevo exoplaneta con el telescopio Spitzer

  • 1

 La Agencia Espacial estadounidense (NASA) cree haber detectado un planeta de un tamaño equivalente a dos tercios de la Tierra y que, de confirmarse el hallazgo, sería el mundo más cercano a nuestro planeta fuera de nuestro Sistema Solar.

       Los astrónomos que utilizan el Telescopio Espacial Spitzer de la NASA encontraron este "candidato a exoplaneta", llamado hasta ahora UCF-1.01 que se encuentra a 33 años luz y lo convierte "posiblemente" en el más cercano a nuestro sistema solar con un tamaño inferior al de la Tierra.

       Los exoplanetas son aquellos que orbitan estrellas más allá de nuestro Sistema Solar y, según destaca la NASA, hasta ahora sólo se han sido hallados unos cuantos de tamaño menor que el de la Tierra.

       Spitzer ya había elaborado estudios de tránsito de exoplanetas, pero el UCF-1.01 es el primero que identifica, por lo que los científicos creen que el telescopio puede sumarse a la investigación para descubrir planetas potencialmente habitables.

       "Hemos encontrado una fuerte evidencia de un planeta muy pequeño, muy caliente y muy cercano con la ayuda del Telescopio Espacial Spitzer", dijo Kevin Stevenson, de la Universidad Central de Florida, que participó en el hallazgo.

       Stevenson y su equipo estaban estudiando un planeta del tamaño de Neptuno, el GJ 436b, hallado con anterioridad, que se orbita alrededor de la estrella enana roja GJ 436, cuando se encontraron con este nuevo planeta.

       En los datos registrados por el Spitzer, los astrónomos notaron ligeros descensos en la cantidad de luz infrarroja proveniente de la estrella, aparte de las caídas causadas por el GJ 436b.

       Una revisión de los datos de archivo del telescopio mostró que las caídas eran periódicas, lo que sugiere que un segundo planeta podría estar orbitando la estrella.

       Esta técnica, utilizada por una serie de observatorios, como el telescopio espacial Kepler de la NASA, se basa en los tránsitos para detectar exoplanetas.

       La duración de un trayecto, y la pequeña disminución en la cantidad de luz registrada revela las propiedades básicas de un exoplaneta, tales como su tamaño y la distancia respecto a su estrella.

       En el caso del UCF-1.01, su diámetro sería de aproximadamente 8.400 kilómetros, o las dos terceras partes de la Tierra, y giraría muy firmemente alrededor de la GJ 436, alrededor de siete veces la distancia de la Tierra a la luna.

       Dada esta proximidad a su estrella, mucho más cerca que el planeta Mercurio está de nuestro sol, la temperatura de la superficie del exoplaneta sería más de 1.000 grados Fahrenheit (casi 600 grados centígrados).

Vídeos

  • 1