Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
domingo, 26 octubre 2014
07:26
Actualizado a las 

La Razón

Coyuntura

Valencia la primera en pedir liquidez para pagar la deuda

  • Los vencimientos para 2012 rondan los 3.400 millones

  • 1

VALENCIA- La inmediatez con la que la Generalitat valenciana ha solicitado adherirse al  Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) aprobado por el Consejo de Ministros hizo ayer correr ríos de tintas (digital). Las interpretaciones sobre esta petición provocaron que hasta el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra –al que ayer arrojaron huevos por la tarde– , y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, tuvieran que salir a desmentir que la Comunitat Valenciana hubiese solicitado un rescate.

«Hemos sido los primeros en pedirlo, pero detrás van a venir muchas comunidades, igual que hicieron en su día cuando el Gobierno posibilitó que a través del ICO pudieran cobrar muchos proveedores». La Generalitat insistía en que ha sido un acto voluntario. Por el contrario, «el rescate se produce cuando no se cumple con las obligaciones de pago de una deuda», entonces «se impone un nuevo plan de ajuste desde el exterior».

Lo hacía a media tarde, después de que el ministro de Hacienda insistiera en que lo único que había hecho era entrar en el FLA. Se trata de la opción que el Ministerio brindó a las Automías en el último  Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) celebrado la semana pasada para cumplir con sus obligaciones y dar liquidez a sus mermadas arcas. El Consejo de Ministros corroboró que este fondo ascendería a 18.000 millones de euros, aunque la cantidad requerida por la Generalitat todavía no se conoce.

El anuncio se produjo tras la habitual reunión del pleno del Consell. El vicepresidente José Císcar explicó que este mecanismo permitirá dar a las autonomías la liquidez necesaria para cubrir sus obligaciones financieras y pagar a aquellos proveedores que, como los farmacéuticos, no entraron dentro del plan de pagos que pilotó  el ICO.

Las cifras revelan la urgencia de la solicitud. Los vencimientos de deuda de la Generalitat para lo que queda de año rondan los 3.400 millones y este mes el ICO ha vuelto a apoyar a la Comunitat con 135 millones para atender vencimientos. A estas cantidades hay que añadir la línea de crédito que se solicitó para pagar las facturas atrasadas, valoradas en 4.354 millones.
 
Císcar incidió en que este fondo evitará nuevos recortes en 2012 y permitirá mantener el presupuesto en política social.  Recalcó que impedirá el encarecimiento de los préstamos porque no tendrá que negociar la compra de su deuda. De hecho, este mecanismo fue el elegido por el Gobierno central en lugar de poner en marcha los «hispanobonos».

Sobre si la adhesión en el FLA comportará que la Generalitat tenga nuevos recortes, insistió en que el plan de estabilidad presentado por la Generalitat el pasado mes de abril tiene el visto bueno del Gobierno. Eso sí, el Ejecutivo central controlará mensualmente las cuentas valencianas.
 
Sin embargo, Montoro puntualizó que se obligará a la Generalitat a cumplir «nuevas condiciones» para tener acceso a la liquidez.  La Generalitat hará públicos antes de final de mes sus datos sobre el cumplimiento del déficit. El del primer trimestre fue del 0,7 por ciento, un dato que podría indicar que se cumplirá con el 1,5 establecido como tope.

Vídeos

  • 1