Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
viernes, 31 octubre 2014
13:50
Actualizado a las 

La Razón

Columnistas

También esto pasará por Ángela Vallvey

  • 1

Llame a una agencia inmobiliaria y pregunte cuánto vale su casa, a simple vista, sin necesidad de contratar a una empresa de tasación. Si está bien conservada, el comercial no necesitará mucho tiempo para pensar su respuesta: le dirá que el precio de su inmueble tiene un valor de un 40%/60% menos de lo que usted pagó si lo compró en lo peor de la burbuja, y si es más antiguo porque fue usted afortunado y adquirió la propiedad antes de 2003, le dirá que vale un 40%/60% menos de lo que valía durante la burbuja (misma pérdida, aunque usted compró mejor).

Entre un 40% y un 60% oscilará el porcentaje que «desaparecerá» de todo lo que conocíamos, de lo que fue nuestro mundo hasta hace poco. Prestaciones, servicios, sueldos, oportunidades, ayudas, riquezas, consumo, ¡también el precio de los inmuebles! (lo que es bueno o malo según usted quiera comprar o vender)… Falta por ver cuándo y cómo desaparecerá también ese 40% o 60% de «Estado» que sobra, que estorba, y que es escandalosamente dañino para la recuperación de España. De aquí en adelante, los contribuyentes seremos –ya lo somos– alrededor de un 50% más pobres. Por el contrario, nuestras «cargas» se van a mantener intactas, o se agravarán. Ya rozan lo confiscatorio. ¿Que vivíamos un 50% por encima de nuestras posibilidades…? Pues ahora tendremos un 50% menos de probabilidades.

Si bien, esta que lo es, piensa empezar a vivir «por encima» de sus posibilidades ahora mismito, dado que no lo había hecho hasta ahora. Y usted no se preocupe, que todo pasa. También esto pasará. No se amargue, y sea prudente, pero disfrute lo que pueda, que como decía mi abuela el día menos pensado llegan y nos quitan hasta lo «bailao». Anda que no.

Vídeos

  • 1