Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
viernes, 22 agosto 2014
15:43
Actualizado a las 

La Razón

Madrid

Sangre raza y flamenco

  • El Cardamomo se ha convertido con los años en una de las salas más laureadas de la capital en su estilo. El tablao es su seña

  • 1
Sangre, raza y flamenco
Sangre, raza y flamenco

La raza y la pureza son dos carácterísticas indiscutibles del flamenco, las raíces de una tierra y de una sangre. Puede parecer que hablamos de un estilo músical, pero no es así. El flamenco es arte, es cultura y es sentimiento.
A lo largo de los años ha estado presente en múltiples estadios: en la guitarras de Diego el Gastor y Paco de Lucía, en la voz de Camarón y de Morente, en el baile de La Chunga y de Sara Baras y en las los versos de García Lorca y Alberti.
Todo esto quiso plasmarlo el Cardamomo desde el momento que nació, en 1994. Desde entonces ha sido una de las salas de culto flamenco en Madrid, donde no era raro, ni lo es, encontrarse con los artistas más grandes del momento y los mejores estudiosos del flamenco; lo que le ha convertido en un lugar símbolo del amor al flamenco que reconocen por igual el público y figuras como Joaquín Cortés, Antonio Canales, Ramón el Portugués, Tomatito, etc. En la medida en que el Cardamomo fue creciendo, las actuaciones pasaron de ser semanales a diarias y, «como es natural», su evolución acabó tomando un camino que le llevó a crear la Fundación Cardamomo, cuyo objetivo es difundir el flamenco más allá de nuestras fronteras.
«Nuestra vocación siempre fue hacer una sala especializada en flamenco, pero en lo que conlleva un tablao, que es música y baile», asegura Mar, la encargada. Además, mientras se disfruta del espectáculo, se pueden degustar todo tipo de bebidas, aunque «lo mejor de la sala son sus vinos y su sangría», apuntó Mar.
Entra, siéntate en una mesa y bebe algo al tiempo que escuchas, ves y saboreas.


PARA NO PERDERSE
CARDAMOMO
Dónde: Echegaray, 15
Teléfono: 91 369 07 57
Horario: D-S de 21h a 3h

Vídeos

  • 1