Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
miércoles, 22 octubre 2014
11:35
Actualizado a las 

La Razón

Exteriores

Ainhoa y Enric vuelven a la vida

  • Pasan en casa, con sus familias, su primer día en libertad. El cooperante mallorquín dará hoy una rueda de prensa

  • 1
Los cooperantes españoles bajan del avión al llegar a España
Los cooperantes españoles bajan del avión al llegar a España

MADRID-Todo es silencio alrededor de Ainhoa Fernández y Enric Gonyalons. Los cooperantes secuestrados en un campo de refugiados saharauis al sur de Argelia, y liberados el pasado miércoles, han pasado su primera noche en casa después de nueve meses de cautiverio.
A su alrededor, un verdadero «cordón sanitario», levantado por familiares, amigos y ONG para las que trabajan, trata de protegerles del impacto que supone el interés mediático por su secuestro a manos del grupo Movimiento de Unicidad y Yihad en África del Oeste (MUYAO).  Ayer, sobre el timbre de la casa de los Gonyalons en Marratxi, a las afueras de Palma, colgaba una nota en la que se leía: «No llamar, estamos descansando. Gracias». Y los periodistas, que hicieron guardia durante horas para obtener unas declaraciones del cooperante o de sus familiares, lo respetaron escrupulosamente.
De la madrileña Ainhoa Fernández poco más se sabe. El único que dio ayer algún detalle sobre sus primeras horas en España fue Alfonso Sánchez, uno de los responsables de la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui de Extremadura, cuya sede se encuentra en Badajoz. «Está con su familia, disfrutando de ella», declaró a Efe, subrayando que ahora están tratando de «no agobiarla» hasta que se recupere.
Más o menos en los mismos términos se expresaba el comunicado que ambas familias difundieron por la tarde y en el que agradecían «profundamente» los esfuerzos realizados para poner fin a su cautiverio y todos los apoyos recibidos durante los meses que ha durado el secuestro. Las familias expresan en el comunicado que se sienten «muy felices» y piden que se respete su privacidad ya que Ainhoa y Enric «necesitan descansar y recuperar la tranquilidad».
El comunicado parece cerrar la posibilidad de que hoy, como se había apuntado, pudiera conceder una rueda de prensa Enric Gonyalons, el único que hasta ahora ha hecho declaraciones, aunque muy breves, a los periodistas nada más llegar a Burkina Faso el pasado miércoles. En ninguno de los dos casos, se ha desvelado si seguiran trabajando como cooperantes después del traumático secuestro que han padecido. Algo completamente normal, a juicio de Alfonso Sánchez, que explicó ayer que «nosotros somos secundarios, lo primero es lo primero». 
El general Gilbert Diendéré, asesor de seguridad del presidente voltense, Blaise Compaore evitó confirmar si se pagó rescate. Sin embargo, la agencia de noticias oficial mauritana ANI señaló que podría haberse pagado entre 2 o 3 millones de euros.


Margallo: «El Gobierno ha hecho lo que tenía que hacer»
José Manuel García-Margallo defendió ayer que el Gobierno ha actuado con «absoluto respeto a la legalidad nacional e internacional» en la liberación de Ainhoa Fernández y Enric Gonyalons. Durante una rueda de prensa conjunta con su homólogo francés, Laurent Fabius, el ministro de Exteriores se ha mostrado tajante al ser preguntado por si ha habido alguna contrapartida a la liberación de los dos cooperantes españoles, como podría ser la puesta en libertad de algún preso islamista o el pago de un rescate: «El Gobierno ha hecho en cada momento lo que tenía que hacer. Para el jefe de la diplomacia española lo importante en estos temas es mantener la «discreción» ya que pueden afectar a otros casos, como el de las dos trabajadoras de Médicos sin Fronteras, Blanca Thiebaut y Montserrat Serra, que siguen secuestradas en Somalia desde el pasado 13 de octubre.

Vídeos

  • 1