Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
viernes, 18 abril 2014
09:35
Actualizado a las 

La Razón

Entrevistas y Opinión

Mala noticia para la Sanidad por Sergio ALONSO

Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Mala noticia para la Sanidad, por Sergio ALONSO
Mala noticia para la Sanidad, por Sergio ALONSO

Considerado por los principales economistas de todas las ideologías como imprescindible para empezar a sacar a España del estado de «shock» en el que se encuentra, ante la práctica imposibilidad de financiarse en los mercados por la subida del bono a diez años, el nuevo plan de choque contra la grave crisis que ha aprobado el Gobierno va a dejar, sin embargo, grandes damnificados en el sector sanitario. Por un lado, es cierto que el ahorro previsto de 65.000 millones en dos años y medio que confía en obtener Economía reportará algo de oxígeno a las vacías arcas de las autonomías. Será una ayuda para abonar los pagos más urgentes e i r tirando en espera de que el consumo crezca y la recaudación aumente, algo harto complicado. El lado negativo para el sector y para sus administraciones  es que éstas, en cuanto principales compradoras de productos y servicios, tendrán que abonar las facturas a precios más caros, dada la subida del IVA. No es una buena noticia para la Sanidad: el riesgo de demora en los pagos y de que siga creciendo la bola de nieve, principalmente en lo que afecta a los proveedores, seguirá pues latente .


El otro problema al que se enfrentan las autoridades sanitarias de todo el país es al enrarecimiento del clima en los hospitales y centros de salud como consecuencia de las nuevas medidas de recorte impuestas a los funcionarios. Hasta hace poco, muchos médicos y enfermeras rechazaban de plano seguir las consignas de las principales organizaciones afines a la izquierda, al entender que la grave situación justificaba la amortización de algunas plazas o la no reposición de bajas. Ahora, tras la supresión de la paga de Navidad, el enfado empieza a ser mayúsculo y se ha generado un importante caldo de cultivo para huelgas y protestas. Ana Mato tiene que hacer pedagogía.
 

Vídeos

  • 1