Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
domingo, 21 diciembre 2014
15:21
Actualizado a las 

La Razón

Margarita Salas no ve ningún científico español entre los Nobel

  • La investigadora Margarita Salas cree que la ciencia española "puede presumir de calidad" y, de hecho, asegura que en el extranjero "se rifan" a los científicos del país, pero todavía echa en falta más "cantidad" de investigación y algo más de excelencia para ver un Nobel español.

  • 1
Margarita Salas no ve ningún científico español entre los Nobel
Margarita Salas no ve ningún científico español entre los Nobel

"Falta más investigación en España para que podamos hablar de un Premio Nobel". Y para que haya ciencia en cantidad "siguen faltando medios", porque todavía hay "poca financiación", ha subrayado Salas en una entrevista con Efe.
      
La escasez de recursos y la falta de expectativas para los jóvenes investigadores convierten la carrera científica en España en una profesión de "valientes".
      
Pero siempre ha habido que serlo para dedicarse a la investigación y, de hecho, la profesora ad honorem del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) recuerda que cuando ella regresó a España, en 1967, después de trabajar con Severo Ochoa en Estados Unidos, el país era "más que un desierto científico".
      
Las cosas han mejorado, pero todavía no se llega a lo que sería deseable. Según dice, los científicos empezarían a "no quejarse" de la falta de recursos cuando se destine a investigación al menos un 2 por ciento del Producto Interior Bruto (el pasado año fue el 1,38 %), lo que supondría alcanzar la media de la Unión Europea de 27.
      
"Nunca va a haber recursos suficientes para la ciencia, porque siempre querremos más. Pero por lo menos, que estemos a nivel europeo", ha reivindicado Salas, quien ha señalado que España se encuentra "bastante a la cola" de Europa y se corre el riesgo de perder más posiciones.
      
En su caso, reconoce que no se queja, porque tiene financiación, pero lamenta las dificultades que tienen los investigadores jóvenes.
      
Según dice, en España se forman muy buenos investigadores y "se los rifan en el extranjero", porque saben que están bien formados y que "van a echar el resto".
      
Pero en general esos jóvenes, sobre todo los que han terminado el doctorado y comienzan la carrera científica, están "desmotivados" porque ven "muy pocas posibilidades".
      
Unos optan por el "exilio", otros se quedan en España afrontando un futuro "incierto" y otros, simplemente, deciden no dedicarse a la ciencia porque no ven futuro. "A veces los mejores no vienen a la investigación", ha lamentado Salas.
      
En esta situación, la investigadora cree que no se pueden hacer recortes en ciencia, máxime cuando el dinero que necesita la investigación española es "poca cosa", unos 300 millones de euros, "lo equivalente a tres Ronaldos", según ha comentado parafraseando a un compañero investigador.
      
"No hablamos de miles de millones, son algunos cientos de millones para que la investigación siga adelante, no se pare y no perdamos la gente joven. Me da mucha pena que gente muy válida tenga un futuro muy difícil", ha señalado.
      
Pese a todo, también hay jóvenes que conservan el entusiasmo, y eso es lo que da la "valentía" para aventurarse en la carrera científica y superar las dificultades con "dedicación y trabajo".
      
Entusiasmo y dedicación es también lo que pone ella misma a sus 73 años para seguir trabajando como cuando tenía 40, y eso aunque "oficialmente" está jubilada y ha tenido que pelear junto a otros compañeros para que a los profesores ad honorem se les permita ser investigador principal en proyectos financiados dentro del plan nacional.
      
"Siento que a los jubilados no nos quieren, que preferirían que estuviésemos en casa sin trabajar", ha lamentado Salas, que lo ve como un "contrasentido" cuando las nuevas políticas económicas lo que están haciendo es aumentar la edad de jubilación.

Síguenos en