Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
lunes, 22 septiembre 2014
18:11
Actualizado a las 

La Razón

Investigación

ANÁLISIS: Qué cuentan los ojos por Valvanuz S de Amoraga

  • 1

- Vista levantada hacia la derecha es igual a verdad y hacia la izquierda es igual a mentira. ¿Qué credibilidad tiene esta afirmación?
Únicamente la dirección de la mirada no sirve para detectar la mentira o la verdad. Al igual que en un peritaje caligráfico,  necesitas varios rasgos básicos y claros que demuestren la evidencia. En lenguaje no verbal, debes tener en cuenta todo el cuerpo, no sólo los ojos. Lo importante es la suma de características, detalles, gestos y microgestos, lo que te demuestra la veracidad de lo afirmado.

- ¿Es realmente posible saber si una persona miente o no por su mirada?   
La mirada es sólo un rasgo más, no es decisiva en sí misma. Por ejemplo, una voz temblorosa, un error lingüístico, la sudoración, el color de la tez, si tiene un micropicor, qué parte del cuerpo está priorizando más (derecha o izquierda), las piernas son fundamentales porque es una parte del cuerpo que controlamos menos por lo que son muy reveladoras.  Jamás debes centrarte sólo en un rasgo.

- ¿Qué más cosas se pueden describir a través de la mirada?
Ciertamente muchas. El recuerdo de datos por el número de parpadeos; el estado de ánimo por la musculatura que rodea al globo ocular; si está en un momento de estrés por el tamaño del ojo, porque los músculos faciales se contraen ante situaciones estresantes.
La verdad es que los ojos son «el espejo del alma» pero no dejan de ser un indicador más, un indicio que hay que sumar a esa visión de detalle  para alcanzar una conclusión global de veracidad o falsedad.

- ¿Qué otros rasgos pueden delatar que una persona miente con sus gestos?
Si una persona está acostumbrada a mentir puede mantenerte la mirada sin problemas, lo mismo que si se cree sus propias mentiras, pero hay una serie de rasgos que pueden ayudar a identificarla.
Todos mentimos de forma consciente como las respuestas de cortesía. Cuando te preguntan, «¿qué tal?», y  contestas «todo fenomenal». Pero aquí no nos referimos a este tipo de  mentiras. Hay muchos indicios de mentiras. Por ejemplo, el tiempo de respuesta. Cuando tenemos una reacción de sorpresa subiendo las cejas, si el tiempo es superior a 1/16 de segundo, indica que la persona no se ha sorprendido, ya te había visto.
Otro, la coloración de la piel. Cuando mentimos, necesitamos mayor riego sanguíneo para estar alerta y nos enrojecemos sutilmente. Una sonrisa interrumpida de forma brusca es falsa. Las emociones son duraderas, de unos 10 segundos, por lo que no desaparecen repentinamente.
Los labios muestran una mayor tensión porque se controlan las verbalizaciones. Las pupilas suelen dilatarse porque la mentira requiere mayor trabajo cognitivo. La coherencia entre el lenguaje verbal y no verbal es muy importante, deben estar alineados, en contenido y en tiempo. Se producen micropicores en el rostro, por lo que el mentiroso suele  tocarse la cara. También, defender de forma taxativa y vehemente algo, «la mejor defensa es un buen ataque».

- ¿Cuál es el perfil de persona que tiende a mentir más a través de sus gestos?
No hay un perfil de mentiroso…Todos mentimos por cortesía, por no hacer daño…No hay un perfil exacto.

Valvanuz S. de Amoraga
Psicóloga y coach

Vídeos

  • 1