Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
viernes, 25 abril 2014
00:20
Actualizado a las 

La Razón

Entrevistas y Opinión

Guardabosques voluntarios ya por Ramón TAMAMES

  • 1
Guardabosques voluntarios, ya, por Ramón TAMAMES
Guardabosques voluntarios, ya, por Ramón TAMAMES

Estamos teniendo un verano de incendios importantes, que empezaron en Galicia, antes del estío, por la sequedad de un año de pocas lluvias, para luego producirse en todas las regiones. Con especial incidencia en la Comunidad Valenciana y en Canarias; y respecto al archipiélago, cuando se informa de tales episodios, debería aclararse si se trata de «Pinus canariensis» o de otras especies, pues los primeros disfrutan de la rara ventaja de rebrotar pasado un tiempo.
No vamos a reproducir aquí y ahora estadísticas más o menos dramáticas; ni volveré a insistir en que los medios de prevención y extinción necesitan de mayores recursos, que actualmente ni siquiera llegan a una décima parte del valor de lo quemado. Porque el problema de fondo está claro: España es un país con muchos necios o perversos negligentes, arboricidas manifiestos y pirómanos que buscan la venganza o parecen discípulos del malhadado Nerón.


Lo que el Gobierno tiene que plantearse de una vez es la creación de un Cuerpo Nacional de Guardabosques Voluntarios; de jóvenes que amen la naturaleza y que estén dispuestos a instruirse en la materia para vigilar las florestas en verano, contribuyendo, además,  precautoriamente, con labores culturales que permitan evitar grandes males cuando todo se reseca y las altas temperaturas y el viento coadyuvan a lo peor.
Seguro que habrá mucha gente dispuesta, con un coste relativamente bajo, a participar en esas tareas de verdadero patriotismo ecológico; para conservar nuestros bosques seculares de cara a las generaciones venideras.
A veces, las cosas no se hacen. Porque parecen utópicas o quiméricas. Pero no hay más remedio que ser realistas, y apostar por la utopía.
Nota: Este artículo se ha enviado  al Sr. Arias Cañete y al secretario de Estado de Medio Ambiente Federico Ramos, así como a la D.G. de Desarrollo Rural y Política Forestal, Begoña Nieto.
 

Vídeos

  • 1
  • 1

    ENCUESTA