Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
lunes, 01 septiembre 2014
23:05
Actualizado a las 

La Razón

Bolsa

y la bolsa resiste gracias al veto a los especuladores

  • El regulador prohíbe las operaciones en corto y reduce las pérdidas al 1,1%. El selectivo llegó a caer más de un 5% en algunos momentos de la sesión

  • 1
DESCARGUE EL GRÁFICO COMPLETO EN «CONTENIDOS RELACIONADOS»
DESCARGUE EL GRÁFICO COMPLETO EN «CONTENIDOS RELACIONADOS»

MADRID- Es verano, tiempo de vacaciones, chiringuitos playeros... y especuladores bursátiles. Cierto es que la situación económica que atraviesa España es muy delicada, que la desconfianza de los inversores es grande y que el BCE, el único que podría poner algo de cordura en el mercado, se niega a intervenir. Pero también lo es que, en época estival, el componente especulativo tiende a distorsionar de forma sensible la realidad de la situación. El volumen de operaciones se reduce y pequeños movimientos que en otras ocasiones serían intrascendetes provocan en estas fechas importantes fluctuaciones en la cotización de los valores.

Sin negar los problemas de la economía española, el Gobierno viene achacando parte de la presión que ejercen los mercados al componente especulativo. Ayer, la CNMV y su homólogo italiano (Consob) decidieron tomar otra vez cartas en el asunto y volver a prohibir las denominadas operaciones en corto, que tantos réditos dan a aquellos especuladores que apuestan por la caída de los títulos en el parqué. 

«La situación de extrema volatilidad que atraviesan los mercados de valores europeos podría perturbar su ordenado funcionamiento y afectar al normal desenvolvimiento de la actividad», aseguró la CNMV en una nota para justificar la medida. La prohibición, que se prolongará hasta el 23 de octubre inclusive y podría levantarse antes o prorrogarse en función de las circunstancias, afectará a todas las compañías, mientras que en Italia sólo afecta al sector bancario y asegurador.

Puede que, como advirtieron ayer varios analistas, la medida sólo sea un bálsamo temporal y que las dudas sobre la solvencia de España acaben pesando más que la restricción y golpeando a la cotización de las empresas españolas. Pero lo que sin duda demostró la medida es que el componente especulativo está ahí y agrava todavía más las cosas. A eso de las doce del mediodía, el selectivo español, el Ibex 35, perdía más de un 5%, situándose por debajo de los 6.000 puntos. A partir de las dos y media de la tarde, cuando la CNMV hizo pública la prohibición, la situación comenzó a mejorar y, al final de la jornada, las pérdidas quedaron limitadas al 1,1% gracias a la recuperación que experimentó el sector bancario con la prohibición. Bankia cerró con un repunte del 7,6%, CaixaBank ganó un 3,97%, Banco Sabadell subió un 2,86%, Banco Santander un 0,95% y BBVA   un 0,26%.

La medida también ayudó al parqué italiano. Milán redujo sus pérdidas hasta el 2,76% en una jornada en que las dudas sobre su solvencia también se incrementaron. El resto de los principales mercados europeos también acabaron en rojo, con Fráncfort (-3,18%) encabezando las caídas. La bolsa de Atenas se dejó un 7% entre informaciones que apuntan que tanto el FMI como los socios de Gobierno de Angela Merkel en Alemania están dispuestos a dejar caer al país heleno.

Vídeos

  • 1