Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
domingo, 21 diciembre 2014
12:23
Actualizado a las 

La Razón

El yerno desconocido de Uribarri

  • 1
El yerno desconocido de Uribarri
El yerno desconocido de Uribarri

«Susana y su hermana, Alicia, tenían la relación justa con su padre». Con estas palabras, pronunciadas por Darek, el novio polaco de Susana Uribarri, en su primera aparición pública como imagen publicitaria de la firma mueblesboom.com –sustituyendo a Julio Iglesias Jr. a última hora–  y dos días después del entierro de José Luis Uribarri, se confirmaba lo que ya era conocido en los mentideros de Madrid: la mala relación entre el periodista y popular y querido presentador de televisión con sus dos hijas mayores. Una noticia que a muy pocos ha cogido por sorpresa al salir a la luz pública tras el revuelo mediático surgido desde que los restos de Uribarri recibieran cristiana sepultura en el cementerio de Pozuelo de Alarcón, en Madrid.

Según ha podido averiguar LA RAZÓN dicho distancimiento entre padre e hijas comenzó a raíz del matrimonio de José Luis Uribarri con Amparo, la madre de su hija Laura. Un matrimonio nunca bien visto por Susana y Alicia que, poco a poco, se fueron distanciando de él, por lo que en los últimos tiempos sólo mantuvo contacto con la menor de sus hijas, convertida en su «ojito derecho» en los últimos años y mujer de confianza.

Creciente malestar
Este escollo familiar empeoró en los últimos años con el noviazgo de Susana y Darek, una relación no aprobada por el presentador por el pasado conocido del modelo polaco como «stripper» y polémico novio de Ana García Obregón. Un malestar que se acrecentó cuando Uribarri le pidió a Susana que le facilitara trabajo a su hermana menor, a lo que ésta se negó rotundamente.

Padrazo a pesar de todo, Uribarri siempre estuvo orgulloso y pendiente de sus hijas, por lo que no era extraño verle preguntar a los periodistas amigos por la boda de ella, finalmente aplazada, a quienes confesaba con cierto tono de tristeza: «Me enteraré que Susana se ha casado por la Prensa». Aplazada la boda «sine die», también nos hemos podido enterar de que Darek y José Luis Uribarri no coincidieron jamás, algo confirmado por el modelo polaco quien, siempre discreto, apenas quiso entrar en debate sobre este tema familiar, aunque reconoció que le hubiera conocer a su futuro suegro, definido por él como una «buena persona» y un «excelente» profesional.

Tras la triste pérdida de Uribarri, Darek, el yerno desconocido de Uribarri, ha confirmado también que su boda, planeada desde hace ya algún tiempo y que ya se había tenido que posponer en ocasiones anteriores, queda aplazada de nuevo. ¿El motivo? No una crisis, como se ha venido diciendo o muchos pueden pensar, sino una situación triste que les ha cogido desprevenidos. «No podemos casarnos en estas circunstancias. Es imposible», aclara el polaco, que en todo momento ha estado junto a su futura esposa tanto en la capilla ardiente como en el entierro en el cementerio de Pozuelo de Alarcón.

Por su parte, Susana Uribarri, muy afectada por el rápido y trágico desenlace, evitaba la polémica no haciendo declaraciones, limitándose a recordar a su padre como «un mito y uno de los cinco personajes más importantes de la televisión de este país».

 

La vida sigue igual
Hay quienes han comentado que lo que ha hecho Susana estos días ha sido «un auténtico paripé». «Le preocupaba más estar guapa para salir en la foto que el estar con su familia», comentaban el día del entierro. Ella ha hecho oídos sordos y visiblemente apenada y en todo momento con unas gafas de sol que ocultaban su rostro, acompañó a su novio Darek esta misma semana a la presentación del acto de la firma de mobiliario mueblesboom para la que el modelo polaco ejerce de imagen (en la foto).
 

«Acataré la voluntad de mi padre»
Susana Uribarri está en el ojo del huracán por la nula relación con su padre y por las últimas voluntades del presentador que, en principio, se dice beneficiarían a Laura, la hija pequeña de la inolvidable voz de Eurovisión. Sin embargo, Susana ha querido limar asperezas en un tema familiar y tan íntimo que sólo afecta a la familia, y ha asegurado: «No entraré en polémicas sobre la cuestionada herencia. Mi intención es acatar lo que, en su momento, dijo mi padre». Sobre el tema del supuesto robo del testamento, Amparo, la segunda esposa de Uribarri, lo desmintió a LA RAZÓN:« No tiene sentido, todas las hijas tienen acceso a él».

Síguenos en