Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
jueves, 24 abril 2014
08:58
Actualizado a las 

La Razón

C. Valenciana

Igualdad el reclamo del colectivo masculino

  • Las «políticas de género» actuales son discriminatorias para los varones

Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
La directiva de Avilegen, junto con algunos socios de la Asociación de Víctimas de la Ley de Violencia de Género
La directiva de Avilegen, junto con algunos socios de la Asociación de Víctimas de la Ley de Violencia de Género

VALENCIA- Las «políticas de género» intentan por todos los medios erradicar cualquier tipo de discriminación por razón de sexo. Sin embargo, parece que existe un vacío legal a la hora de tratar a los distintos miembros de la familia por igual.

Por esta razón, se han constituido a lo largo de la geografía española, distintas asociaciones de afectados por la ley de Violencia de Género, que denuncian el trato no-igualitario del hombre y la mujer. «Intentar conseguir la igualdad entre hombres y mujeres persiguiendo al varón y creando discriminaciones legales en materia penal, constituye un grave atentado contra la igualdad» dicen desde la asociación de Afectados por la ley de Violencia de Género (Alvige). Dicha agrupación tiene sede en Madrid y Valencia y busca conseguir cambiar la ley vigente, ya que considera que desplaza completamente al hombre del supuesto en el cual él se vería afectado por una situación de «violencia».

Además, afirman que otro problema al que muchos varones se enfrentan es, tras una separación o divorcio, la posibilidad de obtener la custodia de los hijos. «En la gran mayoría de los casos, la custodia se ofrece a la madre, y no siempre es esta la mejor opción. Es muy difícil si no hay acuerdos entre ambos, demostrar que el padre está en algunos casos más capacitado para cuidar a los niños».

La ley vigente acepta la custodia compartida solo de manera «excepcional». Sin embargo, en tres comunidades autónomas, Aragón, Cataluña y Comunidad Valenciana, ya hay regulaciones que contemplan este régimen de manera preferente, pero el vicepresidente en Valencia de la asociación, Jorge Requena, asegura que no se lleva a cabo porque «los jueces tienen miedo a aplicar la ley porque está pendiente de resolución por el Tribunal Constitucional».
El ministro de justicia, Alberto Ruiz Gallardón, se comprometió el pasado mes de junio a impulsar una ley «única y nacional» para facilitar la custodia compartida de los hijos en caso de separación o divorcio.

Sin embargo, algunas asociaciones feministas ante la propuesta, solicitada por UPyD,  del ministro de Justicia enviaron una carta a los diputados y senadores indicando que los principios en los que se sustenta la propuesta de la ley de custodia compartida, «son una descarada falacia». En la carta tratan de justificar las razones por las cuales son las mujeres las que reciben en el mayor número de casos la custodia de los hijos. «Las mujeres están más dispuestas a sacrificar la vida laboral para atender a sus hijos, y los jueces, en el 90% de los casos, han estimado que son las más idóneas para ello».

El pasado martes, la asociación, junto con otras muchas entidades que persiguen el mismo fin, como la Asociación de Víctimas de la Ley de Violencia de Género (Avilegen) se reunió en Madrid ante la sede del Tribunal Supremo para leer un manifiesto en defensa de la igualdad y del menor, y en apoyo al juez Francisco Serrano Castro, precursor de la igualdad entre el hombre y la mujer y de la custodia compartida, el cual ha sido condenado a diez años de inhabilitación por un delito de prevaricación. «Paco Serrano ha sido tachado de delincuente por oponerse a la ideología de género, una ideología injusta que se ha convertido en legal, de la mano de la demagogia política».

No pierden la esperanza de conseguir una ley «que ampare a todos por igual».
 

Vídeos

  • 1
  • 1

    ENCUESTA