Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
viernes, 25 abril 2014
07:15
Actualizado a las 

La Razón

Gente

Un escalón más abajo por Enrique Miguel Rodríguez

  • 1

Ponía Shakespeare en boca de Marco Antonio la terrible soledad que se padece estando situado un escalón mas abajo del máximo poder. Efectivamente Antonio fue el general importante de su época, pero estuvo ese escalón más debajo de Julio César, se situó en el mismo lugar en cuanto a los amores de Cleopatra, igualmente terminó siendo de segundo escalón con Octavio. En esa situación se encontró Belén Ordóñez, nacida para princesita, pero que al igual que su hermana, decidieron muy jóvenes conocer la vida desde la calle, y la calle te puede dar lo mejor y lo peor de la vida, ellas terminaron teniendo más de lo segundo. Era hija de Antonio Ordóñez, de Carmen González, pareja importantísima en cuanto al genio taurino y al personaje que fue Ordóñez y la categoría y humanidad que tuvo Carmen González. Era la segunda, su hermana mayor se convirtió muy pronto en gran personaje, su boda con Paquirri, su posterior divorcio y su turbulenta vida, la llevaron de plató en plató y de portada en portada. Belén siguió siempre en ese escalón mas abajo, su hermana era la famosa, la bellísima, la divina. Siempre llevó todo esto con gran dignidad. Más tarde como si un toro fiero se hubiese fijado en ella, vinieron las terribles enfermedades, su poco acierto con sus parejas, primera boda que en teoría era para toda la vida, divorcio casi inmediato, una segunda pareja por la que estaba loca de amor, que además fue el padre de su hija, muere en plena juventud. Un segundo matrimonio donde conoce lo más ingrato, el maltrato.
Como en una tragedia humana van muriendo su madre, su padre y su hermana a la que estaba totalmente unida. El fin de semana pasado, uno de sus grandes amigos, Carlos Telmo, me comentaba que había hablado con Belén y que habían quedado en que tenían que ir a ver a Paquita Rico, tía a la que quería mucho Belén. Le dijo con mucho sentido del humor y de la realidad, que no quería morirse sin ver a su tía Paquita, posiblemente conocía que le quedaba poco de vida, lo que no esperaba es que fuese tan poco. Como un personaje que participa en un gran drama como estrella invitada, así desaparece Belén Ordóñez. Repito, nacida para princesa, pero que de ese escalón que ocupó en la vida, bajó las escaleras que conducían a las calles y sus peligros.

Enrique Miguel Rodríguez

Vídeos

  • 1
  • 1

    ENCUESTA