Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
viernes, 01 agosto 2014
11:51
Actualizado a las 

La Razón

Bolsa

A golpe de rumores por Julián Lirola

  • 1

La prima de riesgo española despertaba en la última jornada de la semana cotizando por encima de los 600 puntos básicos y con el bono español a 10 años en zona de máxima alerta +7,2%. Por su parte el Ibex se apuntaba un ligero retroceso en los primeros minutos tras el batacazo de ayer. Sin embargo cuando todo apuntaba a que volveríamos a contar con una jornada de caídas, los indicadores se han dado la vuelta de manera inesperada permitiéndole al selectivo cerrar en 6.755 puntos con la prima de riesgo en 542 puntos básicos.

Es cierto que los mercados últimamente se encuentran muy sensibles, en gran parte por la falta de volumen, y se están moviendo por criterios diferentes de los de la lógica. Tras las palabras de Draghi de ayer, con las que cerraba la puerta a la compra de bonos de manera directa a los países con problemas, la posibilidad de financiación a tipos razonables se aleja, ya que sólo se podría acceder a ellos si se pide la intervención. Este aspecto es fundamental en economías como la española, que ha alcanzado unos costes de financiación en todos los tramos de la curva prácticamente insostenibles. Una rebaja de tipos permitiría hacer más ligera la carga de los intereses de la deuda, lo que le facilitaría la consecución de los objetivos de déficit y, por tanto, salir del atolladero.

Sin embargo, tras la negativa de ayer, parece que los países sólo cuenten con dos alternativas: la primera de ellas sería seguir profundizando en las reformas económicas, transmitiendo más credibilidad a los inversores (lo que haría relajar la prima).  O, por el contrario, la otra alternativa sería solicitar el rescate europeo, lo que implicaría una pérdida de soberanía y medidas de ajuste adicionales, a cambio de la posibilidad de financiación más barata.

Pues bien, esta segunda alternativa es la que podría estar cogiendo forma e impulsando los mercados al alza, ya que se está rumoreando en diferentes medios que el Gobierno podría solicitar la ayuda exterior en las próximas semanas.

Julián Lirola
Analista de Self Bank

Vídeos

  • 1