Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
miércoles, 30 julio 2014
08:56
Actualizado a las 

La Razón

Política

La abstención arrebata al PSOE el desgaste del Gobierno

  • Los socialistas suman poco más de un punto y el PP volvería a ganar por 6,7 puntos. Desde abril, la abstención es la opción que más sube

  • 1

MADRID- Si mañana se celebraran elecciones el Partido Popular volvería a ganar con una diferencia de 6,7 puntos del PSOE. Seguiría siendo la fuerza más votada, según se desprende del barómetro del mes de julio del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) que le otorga un 36,6 por ciento de los votos, pero se resiente con respecto al mes de abril en elq ue logró el 40,6 por ciento de los votos. Los duros ajustes emprendidos por el Gobierno de Rajoy, medidas impopulares para contener el déficit, hacen mella en su partido y pierde hasta cuatro puntos con respecto al anterior barómetro. Aún así, el PSOE no es alternativa y se mantiene, logrando tan sólo tres décimas más que hace tres meses con un 29,9 por ciento; pero no acapara ningún voto de los que restan los populares que van a parar a  la abstención. Entonces a PP y PSOE tenían un margen de hasta 11 puntos. La diferencia es más notable respecto a las elecciones de noviembre en el que el PP baja hasta ocho puntos cuando alcanzaron  el 44,6 por ciento de los sufragios.

Cabe señalar que cuando se realizaron las entrevistas del CIS para el barómetro de julio  España había tenido que solicitar a la Unión Europea la ayuda a la banca, pero aún no se había anunciado el paquete de medidas que incluía recortes para los funcionarios entre otras, además de  la subida de impuestos como el IVA para alcanzar un ajuste de 65.000 millones de euros en los próximos dos años. Medidas que han provocado el malestar de los ciudadanos que han salido incluso a la calle a manifestarse en los últimos meses. 

Aun así, Izquierda Unida (IU) tampoco aumenta en intención de voto y mantiene el 8,6 por ciento, mismo porcentaje que en abril. El único partido que experimenta un aumento de  un punto y medio  es UPyD, que pasa del 5,1 por ciento de abril al 6,6 por ciento. PNV (1,5%), BNG (0,7%) y Coalición Canaria (0,7%) también suben ligeramente. Amaiur pierde una décima respecto al mes de abril y se queda en 1,2 %.

Sin embargo, es la abstención la que se convierte en la opción preferida por los ciudadanos ya que sube 5,1 puntos con respecto al barómetro anterior. En la última encuesta del CIS alcanza ya el 22,3 por ciento,siendo la tercera opción por la que se decantan los españoles tras Partido Popular y PSOE; una cifra muy similar a la que alcanzó en las elecciones generales, cuando la abstención se situó en el 28,31 por ciento.
 
Y es que el pesimismo de los españoles ante la crisis no solo no cesa si no que aumentó en julio hasta un 89,4 por ciento que valora la situación como «mala» o «muy mala» y la ven peor que hace un año. Además, tampoco confían en que la situación vaya a mejorar. Los españoles, según la encuesta del CIS, fijan el paro como el problema que más les preocupa (78,6 por ciento) e incluso el que más les afecta (46,9 )seguido de la economía (46,5 por ciento). Sólo el 0,6 por ciento la considera «buena», mientras que el 40,5 por ciento augura que empeorará, frente a sólo un 18,2 por ciento que espera que mejore y un 30,2 por ciento que estima que no cambiará.

Los políticos siguen sin obtener el aprobado de los españoles, ya que ninguno llega al 5. El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba,  obtiene un  3,80 en la calificación que le dan los españoles, mientras Mariano Rajoy obtiene un 3,33, aunque ambos pierden puntos respecto al barómetro anterior. Entre los líderes mejor valorados  sigue siendo la líder de  UPyD, Rosa Díez, la que mejor nota alcanza con un 4,36, seguida de la diputada navarra de Geroa Bai, Uxue Barkos con un 4,07.
 
Entre Rubalcaba y Rajoy se sitúan el coordinador general de IU, Cayo Lara, y el portavoz parlamentario de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, ambos con 3,77, así como el portavoz de ERC, Alfred Bosch (3,73) y la de Coalición Canaria, Ana Oramas (3,60). 

En cuanto a los ministros del Ejecutivo de Mariano Rajoy, el titular de  Justicia,  Alberto Ruiz-Gallardón (3,94), y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría (3,78), son los más valorados por la opinión pública, aunque ninguno de los dos obtiene el aprobado. Se nota el desgaste en la acción de gobierno de algunos ministros que en el mes de abril lograron una nota de  4,31 y 4,22 respectivamente.  Tras ellos, se sitúan el ministro de   Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete (3,59), el de Exteriores, José Manuel García Margallo (3,54) y la de Fomento, Ana Pastor (3,50). El ministro de Economía, Luis de Guindos, sube dos posiciones, de la novena a la séptima, pese a empeorar su nota en un 3,39. En el anterior barómetro obtuvo un  3,71. Sin embargo, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, sube su posición con respecto al mes de abril, aunque obtiene un peor resultado, al igual que el resto de los ministros, y pasa del 3,63 al 3,47. Los peor valorados son  el de Educación, José Ignacio Wert, con un 2,49, y la de Empleo, con un 2,86.


Los ciudadanos desconfían de la clase política
La clase política no sale muy bien parada del  estudio del CIS, ya que los ciudadanos (un 25,4%) la consideran su tercer mayor problema después del paro y  la economía. Los españoles confían «mucho» o «bastante» más en el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy con un 19,9 por ciento frente a la «mucha» o «bastante» confianza que les inspira el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba que es de un 13,7 por ciento. En sus propias filas tampoco le otorgan mucha más confianza a Rubalcaba ya que el 57,6 por ciento  de los electores socialistas aseguran tener «poca» o «ninguna» confianza en su secretario general. Más aún, un 31,5 por ciento considera «mala» o «muy mala» la labor de oposición de los socialistas.

Vídeos

  • 1