Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
martes, 23 septiembre 2014
14:14
Actualizado a las 

La Razón

Ciencia

Una conquista made in Spain

  • La estación meteorológica REMS y la antena del «rover» son la aportación nacional a la misión

  • 1
DOS FIESTAS. A la izda., celebración en  Pasadena; a la dcha., seguimiento en la base de Robledo de Chavela
DOS FIESTAS. A la izda., celebración en Pasadena; a la dcha., seguimiento en la base de Robledo de Chavela Ap

MADRID- «Es un hito tecnológico y científico desde el punto de vista español», afirmaba Eduardo S. Martínez, ingeniero electrónico del CAB-INTA y que ayer, desde Pasadena (California), ha visto como el sueño de muchos españoles se cumplía. Es la primera vez que un instrumento concebido, diseñado y realizado en España, trabaja sobre la superficie marciana. Esta misión, en la que han colaborado unos 7.000 científicos de todo el mundo, es uno de las más ambiciosas desde que la NASA iniciara su programa de Marte. «Curiosity» es un laboratorio móvil con una serie de herramientas que buscan dar con el origen de vida. Buscan analizar el ecosistema del planeta rojo para entender cómo se crearon los primeros microorganismos de la Tierra. Pero no es sólo eso: los investigadores quieren ir más allá. Recopilarán datos de la situación actual del astro para responder a la pregunta que ronda en la mente de muchos humanos: ¿podríamos vivir allí? Los instrumentos «made in Spain» juegan un papel primordial en la búsqueda de esta respuesta.

REMS (Rover Environmental Monitoring Station) es la única estación meteorológica que podrá analizar el clima marciano y que está ubicada en el mástil del «rover». Este instrumento, diseñado por los ingenieros del INTA (Instituto Nacional de Tecnología Aeroespacial), explicará cómo interactúa su superficie con la tenue atmósfera que la protege. Explicaría, por ejemplo, la acumulación de polvo y cómo afecta a la absorción los rayos ultravioleta que emite el Sol. Así lo hace nuestra capa de ozono. «Se tomarán las cosas con mucha paciencia porque hay que estar completamente seguros de que el entorno es adecuado y de que no hay riesgo para el "rover". Tras el chequeo empezarán a tomarse los primeros datos», comentó ayer a Efe otro de los científicos del proyecto, Javier Gómez Elvira, del CAB (Centro de Astrobiología). Como explicaba Martínez, «deberán ajustarse algunos de los sensores a lo largo de los días para alcanzar una mayor calidad en la medida». Además, la velocidad punta que alcanzará el «todoterreno» será de 4 centímetros por segundo, lo que no permitirá obtener datos de diferentes espectros de manera inmediata.

Otra empresa española, Casa Espacio, es la responsable de construir otro de los elementos del «Curiosity»: una antena de alta ganancia, de 30 centímetros de diámetro. Gracias a ella, las comunicaciones entre los dos planetas serán posibles. Esta herramienta tampoco ha sufrido ningún percance después de los «siete minutos del terror» que ha superado de forma autónoma antes de pisar terreno rojo. «Cuando confirmemos el buen estado del vehículo, a lo largo de los primeros días, desplegaremos la antena española», asegura a LA RAZÓN Fernando Abilleira, ingeniero del MSL de la NASA. «Por las primeras imágenes que hemos recibido, sólo podemos imaginar lo increíbles que serán los próximos dos años de misión», subraya.

Aplicaciones futuras
Uno de los beneficios del éxito de esta tecnología es el futuro desarrollo de equipos específicos para usarse en nuestra atmósfera, y que permitirán, asegura Martínez, «incrementar la competitividad del país que las desarrolla y mejora las tecnologías que se usan actualmente».


Las palabras de dos presidentes
«HOY ESTADOS UNIDOS HA HECHO HISTORIA» Así se expresó el presidente de EE UU, Barack Obama, tras el éxito de la misión.
«LA MÁS COMPLEJA EXPLORACIÓN EN LA HISTORIA» Ésta fue una de las frases del célebre discurso de J. F. Kennedy sobre la carrera espacial en 1962.

Vídeos

  • 1