Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
sábado, 22 noviembre 2014
02:36
Actualizado a las 

La Razón

Sucesos

Cinco detenidos por un crimen cometido hace diez años

  • La Policía Nacional ha detenido a cinco personas con numerosos antecedentes, dos de ellas en Villena (Alicante), por haber matado en 2002 al empleado de una empresa de Tarragona, en un crimen que ha podido ser resuelto diez años después gracias a los avances en las técnicas de investigación forense.

  • 1

Según ha informado hoy la Policía, los cinco detenidos -dos de los cuales se encontraban en la cárcel cumpliendo condena por otros delitos-, están acusados también de cometer unos 80 atracos con armas de fuego y de la muerte de otras tres personas durante una reyerta entre familias de etnia gitana.

  El crimen resuelto ahora ocurrió en 2002, cuando la banda que integraban los detenidos entró a robar en una empresa del polígono industrial Entrevías, de Tarragona, en un asalto en el que mataron a un empleado de una mercantil, al que dispararon en la cabeza con una escopeta de cañones recortados.

La Policía recuperó al día siguiente del crimen el arma en un vehículo que los asaltantes habían robado en la comarca barcelonesa del Garraf y que abandonaron tras el robo en un área de servicio de la AP-7, en Roda de Barà (Tarragona).

Los agentes iniciaron entonces una investigación buscando pistas en el teléfono móvil utilizado por los asaltantes y en las impresiones digitales halladas en el vehículo.

Sin embargo, las pesquisas fueron infructuosas, hasta que el Juzgado de Instrucción número 2 de Tarragona decretó el sobreseimiento provisional del caso.

No obstante, la Policía prosiguió con la investigación, hasta que en mayo de 2010 el caso dio un vuelco total al poder identificarse plenamente cuatro huellas latentes que habían sido halladas en el vehículo utilizado para perpetrar el robo.

Los agentes pudieron identificar las cuatro huellas gracias a la aplicación de nuevas tecnologías forenses en los laboratorios técnico-científico de la Policía Nacional, lo que permitió confeccionar un perfil genético de los sospechosos.

Los investigadores pudieron entonces identificar plenamente a los autores y determinar su participación individual y colectiva en el asalto, por lo que procedieron a la detención, en tres fases, de los cinco supuestos autores del robo mortal.

En un primer momento, la Policía detuvo en la localidad alicantina de Villena a dos de los supuestos autores del crimen, que eran primos y que al parecer huyeron de L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona) tras salir de prisión por haber participado en una reyerta entre familias gitanas que se saldó con tres fallecidos.

Estos dos primeros detenidos tenían pendiente una orden de detención para cumplir condenas por delitos contra el patrimonio.

Posteriormente, la Policía detuvo a un tercer integrante del grupo en L'Hospitalet de Llobregat, donde residía de forma intermitente, y que opuso una gran residencia en el momento de ser arrestado.

Los agentes también detuvieron a otros dos miembros del grupo, en este caso en el centro penitenciario de Can Brians, en Sant Esteve de Sesrovires (Barcelona), donde cumplen condenas por otros hechos delictivos.

Los cinco detenidos están acusados de asesinato, robo con violencia e intimidación, asociación criminal, robo de vehículo y tenencia ilícita de armas.

Asimismo, la Policía también ha detenido en Tarragona a una sexta persona, en este caso acusada de un delito de tráfico de drogas y receptación, ya que supuestamente fue la que adquirió los objetos sustraídos del interior del turismo utilizado para perpetrar el robo y el asesinato, a cambio de droga facilitada al grupo de los cinco atracadores.

Vídeos

  • 1