Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
lunes, 01 septiembre 2014
15:34
Actualizado a las 

La Razón

Finanzas

La reestructuración de Banca Cívica previa a la entrada en CaixaBank afecta a 1453 empleados

  • La reestructuración de Banca Cívica previa a la entrada en CaixaBank ha afectado finalmente a 1.453 empleados, lo que supone aplicar esas medidas sobre un 20,29 por ciento de la plantilla total existente al final del período voluntario, según han hecho público fuentes sindicales argumentando datos facilitados por la entidad.

  • 1

Según los datos aportados por los sindicatos, y recogidos por Europa Press, de esos 1.453 empleados afectados en toda Banca Cívica, 487 han sido prejubilaciones para mayores de 54 años.

En toda la entidad --formada por Cajasol, Caja Navarra, Caja de Burgos y CajaCanarias-- se registraron 215 suspensiones voluntarias de contratos, que se solicitaron hasta el 15 de julio, mientras que 546 son suspensiones forzosas de contratos, el doble que las voluntarias. Asimismo, se contemplan 205 bajas indemnizadas en Banca Cívica.

Analizando los datos de Cajasol en Andalucía, se vieron afectados 697 empleados por esta reestructuración, de los que 303 fueron prejubilaciones, 229 fueron suspensiones forzosas de contratos, 115 suspensiones voluntarias y 50 bajas indemnizadas.

Fuentes de CCOO han indicado a Europa Press que en Andalucía "existe mucha duplicidad de oficinas y efectivos, lo que ha hecho concentrarse muchos de los excedentes, especialmente en las provincias de Sevilla, Huelva y Cádiz".

El sindicato considera que el periodo voluntario establecido por Banca Cívica "ha sido un fracaso y tuvo muy poco éxito, tuvo resultados muy pobres", algo que el sindicato atribuye a "la campaña de presión y de miedo ejercida por Banca Cívica en ese período voluntario".

En ese sentido, indica que "las cifras de las medidas voluntarias y forzosas se podría haber invertido si no hubiera habido una política de presión y de miedo". "Los números son una prueba del fracaso de las políticas de presión y miedo y si no se hubieran comportado así hubieran tenido más éxito en Banca Cívica", han agregado las fuentes.

Vídeos

  • 1