Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
sábado, 01 noviembre 2014
12:52
Actualizado a las 

La Razón

Asuntos Sociales

Padre Ángel: «No se le puede hacer esto a alguien que necesita comer»

  • 1
Padre Ángel
Padre Ángel

MADRID- El Ayuntamiento de Gerona se ha unido a otros municipios como el de Madrid para acabar con la práctica cada vez más extendida de rebuscar comida en los contenedores de los supermercados. Madrid establece multas de 700 euros y Gerona va a poner candados, con el objetivo de que no se acabe esparciendo la basura por la calle.

–¿Qué opina del proyecto piloto que ha anunciado el Consistorio gerundense?
–Para los que sabemos lo que es pasar hambre nos parece el colmo poner cerraduras a los contenedores. Estamos desquiciados, la gente acude a estos lugares en busca de un alimento con el que poder comer. Hace falta un cambio de mentalidad para que se establezca una nueva cultura ante la pobreza. No se puede prohibir el acceso a estos alimentos, es algo que no he visto en ninguno de los países que he visitado.

–En principio, la medida persigue que se preserve la limpieza de estas zonas, algo que no sucede si la gente se dedica a rebuscar entre las bolsas de basura en busca de alimentos...
–No se le puede hacer esto a una persona que necesita comer. Otra cosa es que esta actividad se realice para hacer negocio, pero creo que no es el caso. Antes de tomar medidas de esta índole, los políticos deberían consultar a los pobres. El pueblo no cuenta para nada y no se estima el prejuicio que se puede causar. Hay mucha hipocresía en nuestra sociedad. No sería de extrañar que un día nos dijeran que nos cortan el agua de dos de la tarde a doce de la noche. Bastante desgracia es tener que abrir un contenedor, mancharse las manos y la ropa para encontrar una manzana, de la que sólo se puede comer la mitad porque la otra mitad está podrida. No sé cuál es el espíritu de este plan, pero si se pretende que la gente no coma me parece muy mal. Otra cosa es que se hayan quemado contenedores o se hayan dañado, pero no creo que esto se haya producido.

–¿Qué le parece que se le niegue a los pobres y a las ONG los productos caducados desechados?
–En tiempos normales pueden intentar implantar medidas como esta, pero estamos en una situación de emergencia y habría que permitirlo. Los pobres saben bien lo que pueden comer y lo que no. El problema es que en este país no se admite la realidad. Primero se negaron a reconocer que estábamos en crisis y ahora no quieren saber nada de la pobreza. Es una cuestión que los políticos deberían asumir y resolver. Hay que ser valientes. Durante un encuentro con la madre Teresa de Calcuta le dije que la culpa de la pobreza la tenían los ricos. Y ella me contestó: «Gracias a la basura que producen esos ricos, pueden comer muchos pobres en el mundo».
 

Vídeos

  • 1