Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
jueves, 18 septiembre 2014
01:02
Actualizado a las 

La Razón

Desarrollo Sostenible

La nieta de Cousteau alerta de los peligros para el agua de los teñidos de algodón

  • Alexandra Cousteau, la nieta del legendario oceanógrafo Jacques Cousteau, alertó hoy en Nueva York de los peligros que corre el agua del planeta por la industria de teñido de tejido de algodón, y apostó por nuevas tecnologías como la única alternativa para que ese proceso sea ecológico y sostenible.

  • 1
La nieta de Cousteau alerta de los peligros para el agua de los teñidos de algodón
La nieta de Cousteau alerta de los peligros para el agua de los teñidos de algodón

"En nuestras aguas se han encontrado hasta 72 sustancias químicas tóxicas procedentes del tinte de los tejidos, algunas inflamables y explosivas, y 30 de ellas no se pueden eliminar una vez que se han vertido. Es aterrador", aseguró Cousteau durante un acto en el que se presentó ColorZen, una nueva técnica para teñir el algodón.

La técnica consiste en un tratamiento de las fibras de este tejido para que el proceso de tinte sea luego más eficiente y sostenible, reduciendo la cantidad de agua, las sustancias químicas y el tiempo que se necesitan para completarlo.

Así, según apuntó el director de la empresa neoyorquina ColorZen, Michael Harari, esta novedosa técnica permite reducir en un 90 % la cantidad de agua implicada en el proceso, usar un 95 % menos de sustancias químicas y un 75 % menos de energía.

Cousteau, que ha seguido la estela de su abuelo Jacques (1910- 1997) promoviendo la preservación de los océanos mediante su labor como documentalista, recalcó la importancia de adoptar tecnologías como ésta para paliar "el daño que se está infligiendo a la calidad y la cantidad del agua, de la que dependemos, y que no sobra para un planeta de 7.000 millones de habitantes".

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), unos 1.100 millones de personas no tienen acceso al agua potable.

Sin embargo, teñir 400 gramos de algodón precisa del uso de 49 litros de agua, es decir, lo que beben una madre y su hijo durante dos semanas, según estimaciones de la Clínica Mayo.
Anualmente, se producen 30 millones de toneladas de fibra de algodón, cuyo teñido requiere una cantidad de agua equivalente a la que beberían todos los habitantes del planeta durante 141 días.

Además, las sustancias químicas tóxicas empleadas para tintar el algodón se vierten después a los ríos y, según el Banco Mundial, el 20 % del agua corriente contaminada a causa de los procesos industriales se debe al tratamiento y teñido de textiles.

Esta situación es especialmente crítica en China, donde el 70 % de los ríos se hallan contaminados y cuya industria textil genera al año 3.000 toneladas de aguas residuales, el 80 % proveniente de los procesos de teñido e impresión.

Cousteau apuntó que "cada vez que se pierde un arroyo, un riachuelo, no sólo se está perdiendo eso, sino la oportunidad de que los disfruten las generaciones venideras".

Vídeos

  • 1
  • 1

    ENCUESTA