Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
miércoles, 29 octubre 2014
12:43
Actualizado a las 

La Razón

Entrevistas

Emilio Huertas: «Aunque estemos en agosto Madrid sigue siendo la misma»

  • 1
Emilio Huertas: «Aunque estemos en agosto, Madrid sigue siendo la misma»
Emilio Huertas: «Aunque estemos en agosto, Madrid sigue siendo la misma» Luis Díaz

Tiene 23 años y es de Santa Cruz de Mudela (Ciudad Real) pero su estampa bien parece la de un torero antiguo sevillano. No se puede dejar nada a la improvisación. Hay que cuidar cada detalle y sentirse torero hasta en el caminar, algo que lleva al pie de la letra el novillero Emilio Huertas. El domingo buscará continuar su buena relación con la plaza de Las Ventas, que ya le ha visto pasear el anillo hasta en tres ocasiones, pero le falta el triunfo que le ponga en su sitio. La reducción de festejos está siendo brutal en las novilladas y no se puede dejar pasar ni una oportunidad.

-¿Cómo se afronta un compromiso tan importante?
-Con mucha ilusión, deseando que llegue el domingo para demostrar lo que llevo dentro.

-Ha pasado tres veces por Madrid y ha dado otras tantas vueltas al ruedo, ¿cómo fueron sus anteriores actuaciones en Las Ventas?
-Han sido muy positivas porque siempre que he ido a Madrid he llegado al hotel vacío, eso quiere decir que lo he dado todo en la plaza. Siempre he rozado la oreja pero unas veces por el puntillero y otras por los pinchazos no he podido pasear el anillo con el triunfo. Espero que pueda ser este domingo porque estoy en uno de mis mejores momentos.

-Toca dar el paso definitivo, ¿cómo lleva la temporada?
-Muy bien, empezamos en Sevilla cortando una oreja y dando buenas sensaciones, ratificando la que corté el año pasado. También, me molestó mucho no estar anunciado en San Isidro después de mis buenas actuaciones en esa plaza. En Francia estoy cogiendo mucho cartel matando corridas muy duras y triunfando con ellas, algo que no es nada fácil.

-¿Qué sensaciones transmite la plaza de Las Ventas?
-Esos «olés» que canta cuando realmente se entrega se te quedan metidos para siempre en la cabeza. Uno se prepara día a día para poder sentirlos y vivir esos momentos que son únicos. Aunque sea en el mes de agosto y no estemos en feria con la plaza hasta la bandera, Madrid sigue siendo la misma. Espero salir con bastantes contratos para el año que viene.

-¿Cómo está viviendo que los triunfos no se vean reflejados en un aumento de contratos?

-Es una de las cosas que peor te sientan. Sobre todo, cuando no depende de ti, porque los compromisos que tienen los empresarios con ciertas personas hacen que no te veas anunciado en los carteles. Pero Dios pone a cada uno en su sitio y al final, si sigo por este camino, será en un lugar privilegiado.

-Por ejemplo, la oreja que cortó a principio de temporada en Sevilla.
-Ahí está. Ese triunfo no me ha valido para tener un arranque de año como me merecía. Desde que comencé mi carrera a lo mejor estuvo mal administrada y mis triunfos no valieron para pisar los grandes escenarios. Por ejemplo, las tres vueltas al ruedo de Madrid ya tenían que haber servido para estar anunciado en San Isidro. Son situaciones que te revientan por dentro.


-¿Qué le aporta tener al lado a una persona como Tomás Campuzano?
-Me ayuda mucho fuera de la plaza porque su carrera también fue muy complicada. Es complicado triunfar en las ferias de novilladas y que te metan con lo que nadie quiere, pero aún así triunfar me da una gran satisfacción. Gracias a él puedo aprender y corregir muchos aspectos que se ven reflejados en la plaza.

-Su aspecto y sus maneras recuerdan a un torero clásico, ¿cómo definiría su estilo?
-Me considero un torero que intenta hacer lo clásico con mucha pureza, enganchando a los toros  muy por delante y llevarlos toreados lo más lejos posible. Con el capote también me gusta torearlos porque permite expresarme.

-¿Pensando en la alternativa?
-Me gustaría haberla tomado en la feria de Ciudad Real pero, como estábamos hablando, esto está muy mal montado y no puedo hacerlo ni en mi tierra. Hay que dar un toque de atención, ¡El domingo lo soluciono!

Vídeos

  • 1