Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
miércoles, 17 septiembre 2014
17:31
Actualizado a las 

La Razón

Castilla y León

La Católica de Ávila facilita una formación integral a sus alumnos

  • Tres jóvenes universitarias de Enfermería echan un mano en el Hospital San Vicente de Paul de Camerún, «en una experiencia única para ellas»

  • 1
Las tres alumnas de Enfermería han podido realizar prácticas en varios departamentos como medicina interna, consultas en general, maternidad, e incluso han estado en contacto con pacientes enfermos de Sida.
Las tres alumnas de Enfermería han podido realizar prácticas en varios departamentos como medicina interna, consultas en general, maternidad, e incluso han estado en contacto con pacientes enfermos de Sida.

Ávila- Educar a brillantes profesionales a los que guiar y ayudar en su camino hacia un futuro prometedor. Pero también, y sobre todo, formar a personas. A jóvenes que se comprometan con la sociedad y tengan ganas de hacer del mundo un lugar más justo para vivir. Éste es un poco el lema y el desafío al que se enfrenta cada año la Universidad Católica de Ávila en su apuesta por ofrecer a cada joven alumno una formación integral que le ayude en su desarrollo vital.

Algo que han conseguido con tres alumnas del Grado en Enfermería, que han realizado un viaje de voluntariado a Camerún durante este verano para cumplir con las necesidades sociales y sanitarias de este país. Una iniciativa que surgió como una opción de Misiones donde poder desarrollar el lado humano, afectivo y espiritual de los alumnos en este caso de Enfermería. Las tareas de voluntariado en este país surgen a través del Instituto Secular Cruzadas de Santa María, gestor de la UCAV. En 2007 realizaron las primeras visitas a Camerún y comprobaron las necesidades sociales que existían, entre ellas la falta de escolarización de los niños por falta de recursos económicos, así como por la situación sanitaria. «Hacen falta médicos y especialistas de todo género, enfermeras, equipamiento y, sobre todo, que estas personas se entreguen de manera desinteresada a una población carente de medios para afrontar enfermedade», explica  María Antonia Garrido, anfitriona de este proyecto, que eligió Camerún por las facilidades y entusiasmo que mostraron las responsables del Hospital San Vicente de Paul de la ciudad de Dschang.

Pacientes con Sida
Y es que el proyecto ha sido muy beneficioso para estas tres alumnas puesto que podido hacer prácticas en diferentes servicios hospitalarios que allí se ofertan como la medicina interna, maternidad, consulta prenatal e incluso han podido estar en contacto y tratar a pacientes con Sida. Además de la formación hospitalaria, pudieron llevar a cabo puestas medicas en diferentes localidades de la zona, donde se ha dado un servicio gratuito de consulta a demanda de atención primaria de salud, visitas de enfermos domiciliarios, dispensación de medicinas en prisión, encuentros universitarios con jóvenes de la zona para el intercambio de impresiones de la sociedad y colaboración con los programas de la zona.

Además, este viaje también ha sido importante para la Universidad Católica de Ávila y su prestigio, por lo que servirá de precedente para próximas actividades de voluntariado que lleven a cabo en este mismo lugar o en otros países donde haga falta echar una mano de forma desinteresada.

 

Valor, energía y humildad
Esta actividad forma parte de la formación integral que oferta la Universidad Católica de Ávila que ofrece la formación de voluntarios a través de diferentes actividades a lo largo del año. «Es una  experiencia única para la vida y la formación profesional y académica de las alumnas de Enfermería que les va a aportar valor, energía, humanidad, humildad y alegría», destaca la profesora Raquel Hernández, que también participó en este proyecto en Camerún. En este sentido, considera que estas tres alumnas han sido muy afortunadas por la confianza que han depositado en ellas para empezar un nuevo camino de formación integral del alumno. Y anima a otros estudiantes a participar en futuros proyectos, a que dediquen su tiempo libre en ayudar a los que lo necesitan y a que lo hagan con una actitud sencilla y humilde de querer servir.
 

Vídeos

  • 1
  • 1

    ENCUESTA