Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
lunes, 01 septiembre 2014
09:28
Actualizado a las 

La Razón

Cataluña

Lloret declara persona «non grata» al promotor del «reality show» alemán

  • 1
El programa «We Love Lloret» muestra la peor cara del turismo
El programa «We Love Lloret» muestra la peor cara del turismo La Razón

BARCELONA- El alcalde de Lloret de Mar (Girona), Romà Codina, declaró ayer persona «non grata» al empresario alemán Francis Hage, también conocido com Don Francis, por ser el impulsor del programa de televisión «We Love Lloret», que presenta una imagen de la población basada en el alcohol, noches sin fin, juergas desenfrenadas y sexo.

«Este tipo de empresarios que solamente buscan beneficio propio en detrimento del bienestar de la ciudadanía y los visitantes no es bienvenido en Lloret», apuntó Codina. «Sus declaraciones y forma de actuar son inadmisibles y denotan muy poca estima hacia Lloret y su gente», añadió el alcalde en un comunicado.

Juergas y alcohol
«We Love Lloret» muestra la vida de ocho jóvenes en la localidad de la Costa Brava, pero lo cierto es que poco se ve del municipio y mucho de sus juergas. Mostrando un nivel cultural discutible, los protagonistas del programa parecen vivir su propio mundo. Todo son escenas de fiestas, borracheras y sexo en un chalé, situado en la cala Canyelles  de Lloret. Este «reality show» se ha emitido cada jueves desde principios desde julio en Alemania, a través de la cadena Pro Sieben. El jueves fue el último día de emisión de un programa que, según su lema, ha conseguido que «cuatro chicos y cuatro chicas alemanes pasen en  Lloret el verano de su vida».  Algunos de los protagonistas fueron incapaces en alguno de los capítulos de situar España o Italia en el mapa e incluso, por increíble que parezca, desconocían que Angela Merkel es la canciller alemana.

Hage aseguró  que «en Lloret esta es la fórmula que funciona, vivimos en este Lloret, no es Tenerife, no es Gran Canaria, es Lloret y hacemos dinero, aunque nadie quiere a esta gente».

Ayer pidió perdón.
El programa ha irritado profundamente al Consistorio de Lloret, que está trabajando con la Agencia Catalana de Turismo para valorar si emprenden medidas legales contra los perjuicios de imagen que ha causado el programa, tanto para Lloret como para la Costa Brava y Cataluña. El caso ha sido llevado a la dirección general de Turismo.

Según el Ayuntamiento, toda iniciativa que comporte falta de respeto será perseguida, y, aunque reconoce que lograr una sanción  es complicado, señala que «no dejaremos de trabajar porque unos cuantos empresarios que trabajan mal no pueden eclipsar el importante trabajo que se está realizando desde el resto del sector». El concejal de Turismo, Jordi Orobitg, reiteró que «en Lloret, como destino turístico de largo recorrido, todo el mundo es bienvenido, pero cualquier actividad con falta de respeto será perseguida». Orobitg añadió que el programa «distorsiona la realidad para obtener un beneficio económico».

La emisión del «reality show» y las quejas del Ayuntamiento coinciden en un momento en el que Lloret de Mar está luchando por dejar atrás su estigma de capital del turismo de borrachera. El municipio aprobó en junio este año una ordenanza de civismo más dura, y durante este verano ya se han levantado más de 200 actas por beber alcohol en la calle, orinar en el espacio público, molestar a los vecinos y otros hechos parecidos.

Además, se está persiguiendo el «balconing», una práctica que precisamente va ligada a los jóvenes turistas europeos que apuestan por el turismo de borrachera. Lloret multa con 1.500 euros a cualquier persona que salte de un balcón a otro. Se ha avisado este verano a seis personas.

Apoyo del sector del ocio
Por su parte, la patronal catalana de locales de ocio nocturno Fecasarm expresó su «total apoyo» al Ayuntamiento de Lloret en su oposición al «reality show», y avanzó que se quejará a la televisión alemana que lo emite.

A través de un comunicado, Fecasarm denunció que «We Love Lloret» atrae un perfil de turista «con mala imagen» y que provoca «molestias a los vecinos y también al resto de usuarios del sector». Desde la federación aseguraron que siempre han apostado «por un ocio nocturno de calidad» y que, en consecuencia, remitirán una queja formal tanto a la Generalitat como a Pro Sieben, por los daños de imagen causados a Lloret con la emisión de este programa. 

 

Vivir de la juerga
Francis Hage es un pintoresco empresario alemán afincado en Lloret de Mar. A través de su productora ha conseguido emitir el polémico programa «We Love Lloret» en Alemania. Además, es el dueño del bar «I Love Lloret», considerado uno de los epicentros del turismo de borrachera.

 

Vídeos

  • 1