Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
domingo, 20 abril 2014
04:03
Actualizado a las 

La Razón

Gente

Judit Mascó: «No soy yo la que me separo»

  • La «top» española, que lleva dieciocho años casada con su marido, desmiente que se
    vaya a divorciar y asegura que para la estabilidad de su matrimonio «no hay fórmulas»
     

Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
«Aunque la familia es lo más importante, para una pareja también es esencial compartir algunas afinidades»
«Aunque la familia es lo más importante, para una pareja también es esencial compartir algunas afinidades»

Durante las últimas semanas, un rumor ha convulsionado las redacciones de algunos medios de comunicación: «Se ha separado o está a punto de separarse una modelo catalana». Y claro está, uno de los nombres en la lista de posibles candidatas a «protagonizar» dicha noticia es el de Judit Mascó (nacida en Barcelona el doce de octubre de 1969), una mujer que forma una de las parejas más estables del mundo de la moda y del espectáculo junto al abogado Eduardo Vicente, con quien lleva casada dieciocho años. Como cosas más raras se han visto en la vida, no había más remedio que salir de dudas y  preguntárselo a ella directamente, una oportunidad surgida con motivo de su aparición como jurado en la final nacional de la Martini Royal Casting, de la que han salido las tres españolas que optarán a convertirse en la próxima «chica Martini».

–Judit, ¿cómo estás?
–Bien, muy bien. Me ha hecho mucha ilusión ser miembro del jurado de este concurso que me ha permitido conocer a chicas interesantes y muy inteligentes.
–Me refería al aspecto personal. Ya sabes que circulan rumores de que se podría haber separado una modelo catalana. ¿Eres tú?
–Sí, me lo dijo hace unos días una amiga periodista, pero no soy yo. No me separo de Eduardo. Quien piense en mí se equivoca de modelo.
–Aclarada la duda, dinos: ¿cuál es vuestra fórmula para conseguir formar una pareja tan estable?
–No hay secretos ni fórmulas: un matrimonio funciona o no funciona. Eduardo y yo somos dos personas que, una vez pasado el enamoramiento de los primeros años, siguen avanzando por el mismo camino y juntos con los mismos principios y valores. Aunque la familia es lo más importante, también lo es el tener con tu pareja muchas afinidades. Eso te vale para pasarlo bien y eso es lo que precisamente nos ocurre a nosotros.
–¿Cómo pasaréis el verano?
–No haremos nada especial. Nos iremos por ahí con nuestras cuatro hijas y disfrutaremos las vacaciones como cualquier otra familia normal. Así es como realmente se descansa.
–¿No hacéis planes especiales?
–No. Los planes deben surgir sobre la marcha. Nuestra intención de momento es pasar estos días de descanso con nuestras nenas y con los amigos de toda la vida y sus respectivos hijos. Es como más a gusto te encuentras; al menos, yo.
–Pero ¿imagino que una modelo como tú seguirá cuidándose incluso durante las vacaciones?
–No creas. De maquillaje, cero, durante todo el mes de agosto. Es más, ni siquiera lo llevo conmigo. Y no me privo de ninguna comida, porque soy de las mujeres que tienden a adelgazar. No hay nada prohibido si se toma con mesura. Incluso me tomo alguna copita que otra, que también me gusta hacerlo de vez en cuando.
–¿Y qué más te gusta hacer?
–Llevo unos cuantos libros conmigo. En esta ocasión, uno que acabo de comenzar hace poco: «Ana Karenina». Es una lectura que tenía pendiente desde hace mucho tiempo y con la que me he puesto ahora. Además, ha empezado muy bien, con un matrimonio que se rompe…¿Qué casualidad, ¿verdad? Ja, ja, ja…

 

Mujer de bandera y madre ejemplar
Judit Mascó es una mujer y madre feliz. Casada con Eduardo Vicente, la modelo  compagina sus compromisos profesionales con la educación de sus hijos: María, que tiene catorce años, Paula y Romitha, de doce, y la benjamina, Clara, de seis. A Romitha, una niña haitiana, la adoptó con año y medio. Como asegura Judit, ahora no se plantean repetir porque «las niñas van creciendo y cada vez te van dando más trabajo».

 

Vídeos

  • 1