Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
miércoles, 03 septiembre 2014
09:08
Actualizado a las 

La Razón

América del Norte

Romney esconde un as en la manga

  • El candidato republicano quiere dar un impulso a su candidatura con el anuncio de su  «número dos»

  • 1
de campañA en Iowa. El candidato republicano, Mitt Romney, en una granja en la ciudad de Des Moines
de campañA en Iowa. El candidato republicano, Mitt Romney, en una granja en la ciudad de Des Moines Ap

NUEVA YORK- El senador de Florida Marco Rubio insiste en que no está interesado en completar el «ticket» con el candidato republicano, Mitt Romney, como vicepresidente. Esto en política significa que es una de las firmes opciones que evalúa el equipo de Romney en su búsqueda de pareja de campaña. Rubio, elegido como una de las estrellas del Tea Party, podría ayudar a Romney a hacerse con el voto latino.

El veterano reportero del «McClatchy News» David Lightman, que ha cubierto política desde hace 30 años, recuerda que quizá haya que esperar a las convenciones para saber el nombre del político que completará con Romney el «ticket» republicano. «Siempre es diferente. Depende de lo que sea eficaz y lo que no. [Ronald] Reagan se presentó, creo que era martes por la noche o quizá el lunes de la convención a las once de la noche, y anunció a [George H. W.] Bush. ¿Fue eficaz? Bueno, ganaron. [George H. W.] fue criticado en 1988 por su manera de anunciar a Dan Quayle. Fue en Nueva Orleans en la convención. Pero, de nuevo, ganaron, ¿no?», recuerda Lightman.

Las especulaciones sobre quién será el «número dos» de Romney crecen a medida que se acerca la Convención Republicana, que comenzará el 27 de agosto en Tampa (Florida) y todo hace indiciar que el misterio se desvelará antes de esa cita e incluso el anuncio podría ser antes de la gira que Romney comenzará hoy por los estados de Virginia, Carolina del Norte, Florida y Ohio, todos ellos decisivos para imponerse el 6 de noviembre a Barack Obama.

Aun así, se desconoce a quién elegirá Mitt Romney. La regla en estos casos requiere a alguien que no sea controvertido, aunque la historia ha demostrado que algunos candidatos han acertado a pesar de sus polémicos compañeros. Así, fue el caso del ex presidente George W. Bush con Dick Cheney, del que se dice que fue el verdadero comandante en jefe de Estados Unidos. Entre las opciones de Romney, destaca la senadora de New Hampshire Kelly Ayotte. Es joven, fotogénica y conservadora y ayudaría a Romney a hacerse con el voto de las mujeres. También, hay que tener en cuenta al gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, que cuenta con el apoyo de la base republicana. Pero su obvio sobrepeso podría hacer de su salud un asunto controvertido en la campaña en caso de que tuviese que sustituir a Romney en la Casa Blanca.

Durante los últimos días, está ganando fuerza Tim Pawlenty, el gobernador de Minnesota, con buenas credenciales conservadoras. Mientras, el senador Rob Portman, de Ohio, sería fundamental para atraer a los votantes de su estado, determinante en las elecciones presidenciales. Entre las quinielas, también se encuentra el congresista de Wisconsin Paul Ryan, que se ha convertido en una estrella en el Partido Republicano por sus feroces críticas a la política económica de Obama.

 

Karl Rove,  el cerebro de la campaña republicana
Karl Rove, el estratega electoral del ex presidente George W. Bush, se ha puesto al servicio de la campaña electoral del republicano Mitt Romney para arrebatar al demócrata Barack Obama la Casa Blanca. A través de su Comité de Acción Política (PAC, en sus siglas en inglés), Rove, de 61 años, ha lanzado una camapaña nacional para recaudar dinero para el aspirante conservador entre los grandes contribuyentes del Partido Republicano. Pese a que hubiera preferido a Rick Santorum o Newt Gingrich como cabezas de cartel, el viejo zorro de la política americana va a poner toda la carne en el asador para convencer a los electores de las credenciales conservadoras de Romney. Y es que, en opinión de Rove, los republicanos no pueden permitirse una segunda derrota presidencial. Por eso, ya ha invertido 9,3 millones de dólares en spots de televisión para convencer a los electores independientes en los estados decisivos. En el anuncio, una voz en off  denuncia «que con Obama la deuda nacional ha crecido 4.000 millones de dólares cada día y el paro se ha mantenido inamovible en el 8%». Y esto sólo es el principio. Rove ha reconocido que «me estoy divirtiendo un montón».
 

Vídeos

  • 1