Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
miércoles, 27 agosto 2014
21:00
Actualizado a las 

La Razón

Política

«Mientras más me quieran meter en la cárcel con más rabia actuaré»

  • Sánchez Gordillo dice que decidirá en asamblea si acude o no al juzgado

  • 1
Sánchez Gordillo se abraza a uno de los liberados ayer
Sánchez Gordillo se abraza a uno de los liberados ayer

sEVILLA- «Ladran, luego cabalgamos», es una frase que repite a menudo el diputado de IULV-CA y alcalde de Marinaleda, Juan Manuel Sánchez. Pero lo cierto es que las consecuencias de su vinculación a los asaltos de dos superficies comerciales por miembros del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) no cesan.

En la tarde de ayer admitió a LA RAZÓN saber que la Policía Nacional había entregado por la mañana en el Ayuntamiento de  su localidad la citación judicial para que se persone en el juzgado por los asaltos a los hipermercados. Desconocía aún su contenido, «en qué términos está redactada», pero ya tenía claro que la decisión de si comparecerá o no ante el juez será asamblearia.

«Reflexionaré con los compañeros del SAT que han sido detenidos –arrestos que ayer se elevaban ya a siete al cierre de esta edición–  y con los que han sido desalojados de «Las Turquillas –la Guardia Civil se personó en la finca del Ministerio de Defensa pasadas las 6:00 de la mañana y los jornaleros la abandonaron de forma pacífica, aunque avisando de que regresarían–. Ya veremos qué hago», se explicó.

Tiene la teoría de que «los jueces no se portan muy bien» con los activistas. Con todo, mantuvo: «Si al final me condenan por este motivo, por poner el dedo en la llaga, por actuar para denunciar que la crisis tiene carnés de identidad y que las superficies comerciales tiran cada día cinco veces más alimentos de los que cogimos; para mí será un honor que voy a agradecer toda la vida». Es más, se mostró partidario de llevar a cabo nuevas acciones de protesta similares a las que han levantado ampollas, de volver a «tomar fincas, bancos y lo que haga falta». Llegó a afirmar a este periódico: «Cuanto más me quieran meter en la cárcel, con más rabia voy a actuar».

Dicho de otra manera: no considera que haya cometido delito alguno ni que tenga que pedir disculpas por nada. Y, precisamente esa «actitud chulesca», es uno de los motivos por los que el PP andaluz anunció que su Grupo en el Parlamento autonómico presentará una proposición no de ley para solicitar la reprobación del diputado. Entienden los populares que un cargo público «debe dar ejemplo, respetar las leyes, las normas y defender el Estado de Derecho», y que los actos del izquierdista han «dañado» la imagen de Andalucía y de España en el exterior, dada la repercusión mediática que han tenido.

Si bien, el PSOE-A se opuso a la iniciativa, arguyendo que la Cámara está «para cosas más serias» que reprobar el comportamiento del alcalde de Marinaleda. La reacción de éste fue una pregunta que podría abrir un nuevo debate: «¿Acaso no soy digno representante del pueblo andaluz?».

Por su parte, el Foro Sevilla Nuestra se personará como acusación particular contra el SAT «por los delitos de robo, intimidación, coacciones y amenazas».

 

Esvásticas, Franco y Fraga
Justificar lo injustificable es una práctica habitual para el Sindicato Andaluz de Trabajadores. La última salida de tono de los sindicalistas liderados por Juan Manuel Sánchez Gordillo, fue colocar una esvástica sobre el logo del PP e insertarlo en su web. Imagen que fue cambiada tras la advertencia de los populares de tomar acciones legales. En su lugar, pusieron «una foto del dictador Franco con Fraga, fundador del PP», precisan. Su explicación, tras afirmar que no les «asustan las amenazas», es que «no hemos manipulado el logotipo» y que lo que hicieron fue calificar «políticamente» una decisión en virtud de la «libertad de opinión», informa M. C..
 

Vídeos

  • 1