Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
jueves, 24 abril 2014
18:23
Actualizado a las 

La Razón

Política

El saqueo de Sánchez Gordillo crea escuela

  • Un grupo de jóvenes asalta un supermercado en Sevilla siguiendo el ejemplo del diputado de IU

Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.

SEVILLA- En la barriada sevillana de Torreblanca, y bajo el auspicio de la madrugada, una veintena de jóvenes forzaba a las 05:00 horas de ayer la puerta de acceso del supermercado Coviran y se apoderaba de diversos productos. Los radiopatrullas de la zona conseguían detener a dos mujeres y un varón, menor de edad, y recuperar parte de la mercancía robada. Pero lo peculiar de esta acción, más allá del robo, es la justificación. Los asaltantes aseguraron seguir al dictado el ejemplo del alcalde de Marinaleda, Juan Manuel Sánchez Gordillo, o lo que es lo mismo, esgrimieron que robaban a los poderosos para dárselo a los pobres. Curiosamente, apenas unas horas antes, esa misma barriada era agraciada con el mayor premio otorgado nunca por la ONCE, nada menos que 27 millones de euros.

Las investigaciones policiales apuntaban después a que el asalto era perpetrado simplemente para robar unos cuantos licores y una paletilla de jamón, desde el convencimiento de que su alegato a la estela de Gordillo les mantendría a salvo de represalias policiales. De hecho, los detenidos reclamaban el mismo trato recibido por el alcalde de Marinaleda.

Y es que tras las acciones del sindicato andaluz de los trabajadores (SAT), lideradas por el parlamentario de IU –que no dudaron en asaltar dos supermercados a la fuerza y justificar tales hechos– más de uno recurrirá a la misma excusa para intentar salir indemne de lo que no es más que un robo común, se mire como se mire. Estos jóvenes son los primeros y, de seguir adelante la campaña del sindicato andaluz, no serán los últimos que emulen los pasos de estos jornaleros en pro de intereses que poco o nada tendrán que ver con la solidaridad.

Orgulloso de este pillaje puede que se encuentre Sánchez Gordillo, que ayer volvió a arremeter contra el titular del Interior, Jorge Fernández Díaz. El alcalde de Marinaleda aconsejó al ministro que «se vaya a su casa» porque considera que «es un inútil que no se sabe las leyes», ya que ha emitido una citación «que no es legal» para citarle a declarar ante el juzgado de Écija que, recalcó, «no es competente». Erre que erre, el diputado comunista volvió a decir que el Gobierno había resucitado a Franco con su orden de detención de los asaltantes de supermercados.

Lejos de mostrar ningún tipo de arrepentimiento, Gordillo replicó a la propuesta del PP para su reprobación en el Parlamento andaluz por el asalto a un supermercado que es «más digno parlamentario estando con la gente en la calle» que quien pide desde la playa que lo reprueben.

El parlamentario de Izquierda Unida también tuvo unas palabras nada cariñosas para los populares andaluces que han solicitado que Sánchez Gordillo sea reprobado en el parlamento. «Me da la risa», respondía tranquilo, ya que «parece   que no tienen nadie a quien reprobar, cuando podrían hacerlo con los directores de bancos que han engañado a tantas personas mayores con las preferentes». Y, finalmente, el alcalde de Marinaleda recurrió a su tan manido argumento de la solidaridad y los más necesitados para, una vez más, hacer una campaña que le ha llevado a repetir una y otra vez que volverá a asaltar supermercados, bancos, y a ocupar fincas. De entrada, ya ha creado escuela. Y de la mala.


En libertad con cargos los siete detenidos
Las siete personas detenidas esta semana por su implicación en los asaltos a supermercados perpetrados el pasado martes por miembros del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) se encuentran ya en libertad con cargos, después de que el juzgado de guardia de Jaén haya decretado la puesta en libertad de los últimos tres detenidos, a los   que ha imputado un delito de robo con violencia.    El juzgado de guardia de Jaén tomó declaración el pasado viernes a los últimos tres arrestados (dos de los cuales se entregaron voluntariamente a la Policía), entre ellos el secretario general del SAT en Jaén, Andrés Bódalo. El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Écija (Sevilla), encargado de instruir las diligencias, ya puso en libertad con cargos el viernes a otros dos detenidos.

Vídeos

  • 1
  • 1

    ENCUESTA