Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
sábado, 19 abril 2014
09:12
Actualizado a las 

La Razón

Noticias Londres 2012

Más nosotros y menos yo por Javier Quintero

Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.

Acabados los Juegos, llega el análisis. Para algunos, las 17 medallas de España son suficientes; para otros, escasas, y para otros, un éxito. Más allá de las valoraciones cuantitativas, es más interesante el análisis cualitativo y ahí destacan dos ideas: el equipo y las mujeres. Desde la vela al waterpolo, la sincronizada o el balonmano, eso sí, sin desmerecer a los chicos del baloncesto, pioneros en el cambio de selección a equipo. Y, por supuesto, a cada medallista individual, reflejo del esfuerzo y la excelencia.
Pero volvamos al análisis cualitativo. ¿Qué se puede aprender de los Juegos? La vida es un continuo aprendizaje y cada nuevo día, una lección de vida. Y como el lema de los Juegos, «Citius, Altius, Fortius»,  la situación de crisis requiere de un cambio social para afrontar con garantías los próximos años y, sobre todo, si queremos optar a un puesto en el podio del futuro. Si las crisis son oportunidades de mejora, ahora tenemos una gran oportunidad de mejorar como sociedad y dos de las claves las tenemos en los Juegos, feminización y trabajo en equipo. Las mujeres ofrecen una forma de hacer las cosas sutilmente diferente, menos agresiva y más comunicativa, pero siempre basada en el talento, no en la paridad como argumento.
¿Y los equipos? Cuánto daño ha hecho el «¿qué hay de lo mío?» y qué poco se ha dicho del «¿qué hay de lo nuestro?». Hay un dicho que reza: si quieres ir rápido ve solo, pero si quieres llegar lejos ve acompañado. Debemos salir del individualismo o de los intereses de pequeños grupos y buscar en el trabajo en equipo, un desarrollo solidario de la forma de hacer las cosas, pensando en el bien común y no en el beneficio individual.
Un premio Nobel, John Nash, nos enseño que el beneficio del grupo siempre beneficia a sus individuos, mientras que el beneficio individual puede hacer al grupo mas débil. Necesitamos más madres tomando decisiones y menos tiburones especulando, más nosotros y menos yo, mi, me, conmigo.

Javier Quintero
Jefe de Psiquiatría del Hospital Universitario Infanta Leonor

Vídeos

  • 1