Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
jueves, 28 agosto 2014
15:07
Actualizado a las 

La Razón

Nobleza obliga

Los Duques de Palma contra viento y marea por Miguel Temprano

  • Se especula con la posible salida a la luz de unas fotografías de los Duques de Palma junto a sus hijos en las que aparecen surfeando en una playa de Biarritz muy cómplices y enamorados

  • 1

Mientras disfruto de las vacaciones sin saber nada de mi trabajo, de la televisión, ni del famoseo, una tarde, después de navegar en Valdevaqueros, me dirijo con la familia y algunos amigos a Explora a tomar un zumo, ver un poco de voley-playa y charlar un rato mientras se difumina la caravana de carretera Cádiz-Tarifa-Algeciras, cuando accidentalmente me encuentro con una singular pareja: Eva Zaldívar (ex de Pepe Navarro) y Alberto, su actual noviete, un «paparazzi» compañero de profesión.
 A ella ya la había visto más veces por Tarifa, sola, con sus hijos o  en compañía de otro... Pero yo tengo una máxima: a Tarifa se viene a descansar y a desconectar. Aquí no se trabaja. De hecho, esta filosofía de vida la pueden corroborar Terelu Campos, Arantxa de Benito, los hermanos Luis y Rafa Medina Abascal y otros tantos. Por cierto, qué graciosa es la perra de Luis y también él. Cuando alguna señora se queda mirando a su mascota en la playa les suele comentar con elegancia: «Señora, qué, ¿le gusta mi salchicha?» A lo que ellas, de modo inconsciente, responden: «Sí, sí mucho, qué bonita es». No hay nada mejor que un teckel marrón de pelo corto para hacer bromas de este tipo. Y con este comentario cerramos una de las mejores cenas de lo que va de verano en el hotel Punta Sur.
Volviendo al tema de la ex de Navarro y su novio fotógrafo, días después de aquel encuentro fortuito vuelvo a coincidir con ellos. Alberto, sentado en una balinesa de Explora, mientras Eva está a lo suyo con su hijo y la hija de Alberto, me enseña un material inédito que me deja con los ojos a cuadros. Son unas instantáneas de Iñaki Urdangarín, la Infanta Cristina y sus hijos en la Playa de los Vascos, al sur de Biarritz, haciendo surf al atardecer. 

Sin fisuras
Se trata de un material al más puro estilo Martinica –a veces la pillaban por sorpresa y otras se dejaba querer por los «paparazzi», ya que a la ex de Carlos de Gales le encantaba dar en las narices a su suegra y su hijo con las imágenes más bucólicas, divertidas y excitantes que pudieran publicar los tabloides británicos–. La calidad de las fotos es increíble, están realizadas encima de ellos. Se pueden ver hasta las gotas deslizándose por la nariz del ex jugador de balonmano. La luz y los colores son preciosos. Es un documento gráfico lleno de alegría, sonrisas, gestos y complicidad. Iñaki hace el símbolo de la victoria a sus hijos después de coger una buena ola y la cámara capta miradas especiales entre el matrimonio. Los niños están felices de disfrutar de algo que hasta ahora no sabíamos que amaban: las olas. Sin duda, es lo mejor que he visto en mucho tiempo. Emocionado, le pregunto a Alberto: «¿Pero esto de cuándo es…?»
–Lo hemos hecho tres agencias hace unos días. Ya hemos vendido la primera parte a «¡Hola!». Tuvimos que adelantarlo por culpa de una filtración en un periódico vasco.
 –¿Estaban solos?
–No, qué va. También estaban la madre de Iñaki, su hermana y sus sobrinos. Hemos vendido de la misma manera un paseo del Duque de Palma con su madre y otro con Doña Cristina a toda prisa por la filtración.
–¿Cómo se les ve a ellos?
–Sin fisuras, una familia feliz. Increíble, pero es a sí.
Yo, como periodista y fotógrafo, habría dado cualquier cosa por haber estado allí. Para que ustedes se hagan una idea de cómo se realizan este tipo de reportajes, las fotografías se toman con un objetivo como los que llevan los fotógrafos de Fórmula-1, de la liga de fútbol o los de National Geographic en África. El cámara se sitúa a 200 o 300 metros del sujeto, en este caso Iñaki Urdangarín, se mira a través de la cámara, se enfoca y parece que oyes  respirar y chapotear en el agua al protagonista. A veces, incluso, puedes llegar a entender o intuir lo que las personas hablan.
–¿Qué hicistéis al ver que el periódico desvelaba el destino vacional de los Duques de Palma?
–Nada. En estos casos ya no puedes hacer nada. A partir de ese momento puede aparecer cualquier persona a fotografíarles ya que están sobre aviso de que la Prensa les ha encontrado.
–¿Qué pasó a continuación?
– Se esfumaron en pocas horas a un lugar desconocido.
– ¿A dónde irán a parar estas fotografías inéditas?
–Aún no lo sé. Lo más fuerte es que están hechas el mismo día que se publicó la noticia de que la Fiscalía le va a pedir una fianza millonaria y más años de cárcel de los que se pensaba él. Es increíble cómo lo lleva, yo no podría estar así de contento con mi hija y mi pareja si esa misma mañana me han dado la mala noticia.

Bajo llave
Y yo me pregunto: ¿realmente interesa ver a Iñaki feliz? ¿Se atreven las revistas a dar esa imagen de unidad familiar y felicidad entre la pareja? ¿Sería ir en contra de la Casa Real? Lo que ustedes no se pueden imaginar es lo complicado que está el tema en las tuberías o, mejor dicho, las cañerías de esta información. Existe una gran desconfianza entre fotógrafos y agencias. En este caso todos se pregutan: ¿quién llegó primero? Antonio Montero. ¿Quién llegó después? Tres agencias de Prensa más: Korpa, Premier y Xanas. Entonces, ¿quién vendió la foto al periódico «Deia»? Se comenta que el responsable ha sido un señor mayor que en ese momento pasaba por allí, incluso una joven que hizo lo propio, pero no se sabe cómo ocurrió en realidad. Lo que a los fotógrafos  más les mosquea es cómo y por qué llegó esa foto a un medio de comunicación.
Para colmo, la revista «Lecturas» consigue una foto inédita para romper la exclusiva de «¡Hola!».
Fuentes muy fiables aseguran que la Infanta Cristina está manteniendo una actitud  «muy rebelde» frente a la imposibilidad de veranear con los suyos en Palma de Mallorca. Aunque nadie se atreve a confirmar una guerra abierta entre quien tomó la decisión de cerrar Marivent a los Duques de Palma. Lo que sí que está bajo sospecha es la facilidad con la que han sido localizados, la persona que ha vendido las fotos, la filtración al «Deia», la calidad del material obtenido y la publicidad que se le está dando a las vacaciones que en un principio debieron ser lo más discretas posible. Lo cierto es que todos los ojos miran hacia Biarritz y a la familia de Iñaki Urdangarín. Ahora, sólo queda esperar y ver si estas fotografías y su relevante contenido informativo verán la luz en algún momento o, por el contrario, serán retiradas del mercado por alguna «editorial amiga». Aunque si se analiza la situación, a Iñaki le quedan pocos amigos, para ser más concretos, sólo tiene a su familia.


Fin de la tranquilidad
El diario vasco «Deia» fue el que acabó con la incertidumbre sobre el paradero de los Urdangarín. Unas fotos publicadas el pasado sábado en la portada de esta publicación sirvieron para confirmar que se encuentran en la localidad de Bidart, cercana a Biarritz. A continuación fue «¡Hola!» quien dedicó su información principal a otras instantáneas del matrimonio en las playas del mar Cantábrico. En estas segundas se aprecia a Doña Cristina disfrutando de la compañía de sus hijos con rostros sonriente y despreocupada. La mala calidad de las instantáneas de «Deia» y la cercanía apuntan a que alguna persona anónima la tomó con su móvil.


Así se perpetró
Publicaciones:  «¡Hola!» y «Deia».            
Fecha: agosto de 2012.
Titular:  los Urdangarín, más unidos que nunca, disfrutan del verano en Biarritz, donde han practicado surf.
Al descubierto: el esposo de la Infanta Cristina se refugia en su familia y se muestra feliz y despreocupado.
Quién se lo lleva: un desconocido que aguó el trabajo de los paparazzi al vender las fotografías al periódico «Deia».
Quién pierde: la Infanta Cristina, que desea  pasar unas tranquilas vacaciones en familia  y se siente perseguida no sólo por los «paparazzi» sino ahora  también por los ciudadanos de a pie.

Vídeos

  • 1