Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
martes, 16 septiembre 2014
03:58
Actualizado a las 

La Razón

Castilla y León

Silvia Clemente recuerda que la compra de Fontaneda por Siro fue un «éxito colectivo»

  • El municipio palentino de Aguilar de Campoo reivindica la importancia de su industria galletera

  • 1
Silvia Clemente dialoga con Cristina Fontaneda, Joan Casaponsa (United Biscuits) y Vicente Andrés ( CC OO) momentos antes del acto
Silvia Clemente dialoga con Cristina Fontaneda, Joan Casaponsa (United Biscuits) y Vicente Andrés ( CC OO) momentos antes del acto Sara Muniosguren/Ical

Palencia- La localidad palentina de Aguilar de Campoo acogió un acto de homenaje que, bajo el lema «Fontaneda, 131 años de historia. Siro, diez años de andadura» y organizado por CC OO, quiso poner en valor la importancia de su industria galletera en la villa y el conflicto en torno a la fábrica de Fontaneda, que en 2002 fue comprada por el Grupo Siro, evitando la decadencia de un pueblo que aún hoy sigue oliendo a vainilla gracias a la unión de la población de toda una comarca y al apoyo de los sindicatos.

El acto contó con la presencia de más de un centenar de vecinos de la localidad y representantes de las distintas partes implicadas en el conflicto, que fue «un éxito colectivo en el que se implicaron todos los que podían hacerlo y se consiguió algo que parecía imposible, que era el mantener la industria productiva en Aguilar», destacó la consejera de Agricultura, Silvia Clemente, que participó en la mesa redonda en representación de la Junta de Castilla y León.

Clemente incidió en que la «presión social» tuvo «una especial significación» al conseguir que una gran multinacional cediese y aceptara la venta de una fábrica, lo que «se ha demostrado que fue un acierto, que ha tenido su continuidad con el magnífico proyecto estratégico que lleva a cabo la empresa Siro».
 
En el acto intervinieron además el presidente del grupo Siro, Juan Manuel González Serna, quien destacó el «ánimo y el empuje de la gente que consideraba que lo que había que salvar eran los puestos de trabajo y apostar por el futuro de su pueblo». Al respecto, señaló que, en los últimos diez años la compañía ha invertido en Aguilar 120 millones de euros, «algo que no todas las empresas de mediano tamaño están dispuestas a hacer».

La mesa redonda contó también con una representación sindical, a través del secretario de Acción Sindical de CCOO Castilla y León y el secretario de Acción Sindical de UGT en la época del conflicto, Vicente Andrés y Mariano Carranza, respectivamente, quienes coincidieron en señalar el papel de los sindicatos para buscar solución a una industria que «agonizaba». «Apostamos por un proyecto renovador y que perdurase en el tiempo para garantizar el empleo en la zona y lo conseguimos. Por eso estamos hoy aquí conmemorándolo», apuntó Andrés.

Por su parte, Carranza calificó el conflicto como un «hito histórico» en los conflictos laborales por la repercusión mediática que tuvo el conflicto. «Se querían llevar una fábrica y con ella a más de mil personas de Aguilar, destruir más de 200 empleos y una industria floreciente. Fue un conflicto que ha marcado una época», añadió.

Vídeos

  • 1