Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
viernes, 25 abril 2014
07:15
Actualizado a las 

La Razón

Cataluña

ERC presiona a Mas para que rompa con el PP y pone sus condiciones para pactar

  • Junqueras quiere forzar a CiU a crear una Hacienda propia y a llevar a cabo un aumento de varios impuestos

Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Sánchez-Camacho no está dispuesta a dar apoyo a CiU si persiste en su escalada independentista
Sánchez-Camacho no está dispuesta a dar apoyo a CiU si persiste en su escalada independentista Albert Masias/Shooting

BARCELONA- Aprovechando que las relaciones entre CiU y PP son cada vez más distantes, el presidente de ERC, Oriol Junqueras, urgió ayer al presidente de la Generalitat, Artur Mas, a sepultar la colaboración con los populares y alzar un frente soberanista. Junqueras emplazó a Mas a romper lazos con el PP y se ofreció como socio con la condición de impulsar una nueva etapa basada en subir los impuestos para que la Generalitat obtenga más ingresos y en materializar una Hacienda propia. «Si incumple su compromiso (de la independencia tributaria), ya no hace falta que nos busquen para nada», dijo durante su visita a la Universitat Catalana d'Estiu, que se celebra en Prada de Conflent (Francia).
La presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, observa con precopación la «escalada independentista» del Govern de Mas, muy visible, por ejemplo, con los preparativos de la Diada y no está dispuesta a continuar garantizando la estabilidad gubernamental si no se frena esta espiral. Así lo avisó anteayer Sánchez-Camacho al presidente de la Generalitat. Junqueras se agarró ayer a estas palabras para realizar su particular balance de la colaboración de CiU y PP. «El apoyo del PP no ha servido de nada a los catalanes, ni al Govern ni a Cataluña. Ni siquiera para que el Gobierno pague sus deudas», opinó el líder de ERC.

Clarificar la agenda
Los republicanos están más que abiertos a apoyar al Govern, pero quieren que se proyecten nuevas políticas. «Es necesario que el Govern haga tres casas: clarificar la agenda nacional de los próximos meses, reformular los ingresos y los gastos de cara a los presupuestos de 2013 y aclarar cualquier sospecha de falta de calidad democrática en CiU», dijo.
Las condiciones que quiere imponer Junqueras a Mas implican la consabida soberanía fiscal –sin importar que la conceda el Gobierno– y el aumento de la presión fiscal. «Hay que incrementar los ingresos a través de un impuesto sobre los depósitos bancarios, un impuesto sobre transacciones financieras y hace falta plantearse la posibilidad de recuperar, aunque sea temporalmente, el impuesto de sucesiones para rentas más altas», precisó.
Se trataría, por tanto, de introducir ideas que jamás se habían puesto sobre la mesa entre CiU y PP. «Es evidente que cualquier cosa que guste al PP a ERC no le gustará. Los acuerdos entre el Govern y el PP son incompatibles con cualquier tipo de colaboración, puntual o no de ERC. Es incompatible el apoyo del PP con el de ERC», reflexionó Junqueras con la intención de disuadir a Mas de spracticar la denominada geometría variable (gobernar a partir de diferentes alianzas).
De hecho, el conjunto de la oposición comparte la idea de forzar a CiU a optar por un socio estable para concluir la legislatura. A falta de ver si es posible que se reconduzca la relación con el PP, Mas no tendrá otro remedio que optar por ERC –ahora mismo lo más previsible– o por llegar a acuerdos con el PSC.


En busca de una Syriza catalana
El líder de ERC en el Congreso, Alfred Bosch, abogó ayer por constituir una «Syriza catalana'» una alianza de las izquierdas de   este territorio, que necesariamente «será independentista o no   será». Lo aseguró en una entrevista de Europa Press, certificando   que ha habido acercamientos entre republicanos e ICV-EUiA durante los últimos tiempos, pero aún queda mucho trabajo por hacer, ya que también se debería incluir al «reto del independentismo». Por ello, animó a los ecosocialistas a dar un paso y ser una formación nítidamente soberanista tomando como modelo al partido izquierdista   griego Syriza, formación que es  izquierdas  y tambiénde defiende de la soberanía nacional.

Vídeos

  • 1
  • 1

    ENCUESTA