Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
miércoles, 16 abril 2014
09:07
Actualizado a las 

La Razón

Religión

Oración y conversión por Santiago Martín

Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.

¿Se puede cambiar de vida en un acto multitudinario, rodeado de un millón de personas? ¿Es posible la conversión, ese encuentro íntimo y personal con Dios, cuando se está en medio de una fiesta, aunque ésta sea religiosa? Es evidente que sí, pues las pruebas lo confirman. Los testimonios de conversiones e incluso de vocaciones son múltiples y todos tienen a la JMJ como eje central. Las Jornadas de la Juventud son un modelo de la nueva evangelización para los jóvenes. Lo fue, desde luego, la de Madrid, y lo será la de Río.
Pero, claro está, no todo es oro. También en la JMJ hay mucho turismo, mucho deseo de juerga por la juerga, mucho ligue y mucha tontería. Sin embargo, quitada la paja, lo que queda es un buen grano y ése hace que merezca la pena el esfuerzo, tanto personal como económico.
Hay que decir, además, otra cosa. Esas conversiones, esa evangelización, es posible no sólo por el trabajo ímprobo y generoso de tantos voluntarios, sino por las oraciones de los que durante meses se han puesto de rodillas ante el Sagrario para pedir al Señor por el éxito espiritual de la JMJ. Pienso en mis hermanas, las carmelitas descalzas de la Encarnación, que con tanta fe imploraron a Dios su misericordia y le pidieron que enviara su luz y su calor sobre los jóvenes que iban a participar en el encuentro de Madrid. Y si esto es así, ¿no se podría hacer lo mismo para la nueva evangelización? ¿No tendríamos que empezar por rezar más y suplicar al Dios de la vida que hiciera sus milagros? Si el Señor no construye la casa...

Vídeos

  • 1