Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
sábado, 22 noviembre 2014
11:03
Actualizado a las 

La Razón

Europa

Vaughan Smith: «Garzón fue quien se ofreció para defender a Julian»

  • 1

LONDRES- Vaughan Smith fue el «casero» del fundador de Wikileaks durante un año. El que fuera corresponsal de guerra y fundador de Frontline Club –organismo que aboga por el periodismo independiente– cree que el australiano es una víctima de sus pensamientos políticos.

-¿Cuándo vio por última vez a Assange?
-Estuve con él hace cuatro días. Lo puedo ver siempre que quiera. Nunca he tenido problemas con las visitas. Desde que dejó mi casa suelo reunirme con él una vez al mes. No le vi deprimido. Estaba estable, fuerte. Es un gran trabajador. Siempre que tenga un ordenador al lado está bien. Su tortura no es la falta de libertad, sería no tener conexión a internet.

-¿Qué va a decir hoy?
-No lo sé. Pero seguro que será algo sorprendente, un punto de inflexión para su caso.

-¿Sigue trabajando con Wikileaks?
-Sí. Para él es lo más importante. Está convencido de que hace una labor social. Y yo lo creo. Hace que su vida, la mía y la de todo el mundo sea mejor. Tiene mucha información aún que ofrecer.

-¿Por qué ha confiado en Baltasar Garzón para su defensa?
-Assange cuenta con un equipo legal muy amplio. Pero está muy agradecido a Garzón porque fue él quien se ofreció a ayudarle sin cobrarle nada. Es curioso como Reino Unido intercedió para evitar la extradición de Pinochet y ahora quiere deshacerse de Assange sin tener las manos manchadas de sangre.

-Garzón es un juez controvertido. ¿Le podría perjudicar más que ayudar?
-La gente que es fiel a sus ideales tiene amigos y enemigos. Garzón tiene mucha experiencia en casos de extradición y es un personaje controvertido, lo cual nos alegramos.

-¿Cuál es el verdadero problema legal con Assange?
-Tiene que responder a dos alegaciones de delito sexual. En Suecia las cosas funciona de la siguiente manera: hay alegaciones, luego una entrevista, y si se presentan cargos tienen que mostrar evidencias. No entendemos por qué las autoridades suecas no acceden a entrevistarle en la embajada de Ecuador, porque sí se han desplazado a Serbia con otro caso en el que las alegaciones eran de asesinato. Hay cuatro tipos de delitos sexuales en Suecia y el recurso de Assange corresponden al más bajo. Además, las dos mujeres han dicho que no han sido violadas. Es la Policía la que ha dicho que fueron violadas. Está claro que hay algo detrás.

-¿EEUU?
-Es mucho más complejo. Detrás están los intereses de  gobiernos, de bancos incluso de la Prensa, que ve en Wikileaks un gran competidor.

-Mucha gente cree que Assange es un fugitivo sin más.
-No lo es. Él está batallando con los tecnicismos de la norma europea de extradición que quiere aplicarse. Él no está huyendo de la ley. Al contrario. Está luchando por la justicia y Ecuador es el único país que se ha dado cuenta que se le quieren juzgar por unos intereses políticos y que incluso su vida está en peligro.

-¿Realmente su vida corre peligro?
-Si lo extraditan a Suecia acabará en Estados Unidos. Y ahí hay mucha gente que le quiere ver pasándolo mal. En dificultades, sin dinero y sin trabajo. Le quieren fuera del ojo público.

-¿Está dispuesto a quedarse en la embajada durante meses o incluso años?
-Sí. Él lo único que quiere es trabajar. Sabe que allí lo puede hacer mientras esté con su ordenador.

-¿Si se va a Ecuador se acabará todo?
-Yo soy el primer sorprendido de lo que se está alargando todo. Creo que si va a Ecuador las autoridades suecas seguirán persiguiéndole. Pero él ya supo desde el primer día que se creó Wikileaks que no iba a llevar a una vida normal. 

Vídeos

  • 1