Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
lunes, 01 septiembre 2014
23:15
Actualizado a las 

La Razón

Música

Micaela se pierde en las alcantarillas

  • «Carmen»
    De Bizet. Reparto: M. Kozena, J. Kaufmann, K. Smoriginas, G. Kümeier... Dir. de escena: A.Collins. Dir. musical: S.Rattle. Tres últimas sonatas de Beethoven. M.Pollini, piano. Grosses Festspielhaus. Salzburgo, 19-8-2012.

  • 1
Magdalena Kozená, como Carmen, en la taberna de Lilas Pastia en el montaje de Aletta Collins
Magdalena Kozená, como Carmen, en la taberna de Lilas Pastia en el montaje de Aletta Collins Luigi Caputo

Las mayores ovaciones de la «Carmen» salzburguesa las cosechó Gen Kühmeier y cualquier aficionado sabe lo que significa que la gran triunfadora sea Micaela, uno de los personajes más cursis de la historia lírica. Realmente tuvo su lógica, porque la soprano tiene la voz para el papel –lo que no es nada difícil– y puso toda la carne en el asador, a pesar de rozar con ello el grito. Pero es que Magdalena Kozená está absolutamente fuera de rol, por vocalidad e intención. Le faltan colores y graves a la voz, de forma que todo su dúo final resulta un suplicio en su insuficiencia, canta musicalmente el aria de las cartas pero escasa de dramatismo, su habanera es de estudiante de conservatorio y mejor olvidar la seguidilla y la canción gitana. Apunto  que quiso debutar el personaje en Valladolid hace un par de años y tuvo que abandonar los ensayos. Es complicado dar lo mejor de uno mismo cuando tu pareja carece de nivel y más si ambas voces se dan de tortas. Con Kozená como Carmen no cabe más que un tenor muy lírico y Jonas Kaufmann posee una voz casi baritonal en el timbre, significativamente bien diferente a su voz cuando habla. Como además de buen cantante y actor es inteligente, se decantó por enfocar Don José desde el mundo del lied. Todo medido, salvo alguna nota muy proyectada en su rivalidad con Escamillo. Termina el aria de la flor en falsete y su desgarro final se desvanece en lo inaudible. Kostas Smoriginas ofrece un Escamillo discreto y de todo ello sale el triunfo de Micaela.

Rattle estrenó en Pascua la producción junto a la Filarmónica de Berlín, con quien se habló de venir al Real. No vale la pena la inversión y menos sin Kaufmann. Ahora la dirige con los de Viena, que aportan más solidez pero menor brillantez y eso facilita las cosas a los cantantes. El preludio del tercer acto, el del cuarto, el acompañamiento de la canción del torero rozan la exhuberancia, en cambio falla la obertura por culpa del agitadísimo tempo que imprime Rattle. El maestro va del acierto –magnífico el momento en que Carmen entrega la flor al brigada– al desconocimiento del dramatismo que ofrecen algunas otras frases orquestales.

Un tanto discutible la puesta en escena, con dirección de Aletta Collins. Intenta evadir tópicos para caer en otros. La taberna del tercero no puede ser ni más pobre ni más convencional. El primero recuerda más al patio de un psiquiátrico que al exterior de una moderna fábrica de tabaco. En el tercero aparece Micaela deambulando por el interior de la gran cloaca en la que se refugian los contrabandistas y a la que no se sabe cómo ha llegado sin su bolso de primeros auxilios, porque Collins la convierte en ATS. En el cuarto no puede evitar el tópico del redondel y para colmo recurre a un paseíllo de cabezudos. Collins también se encarga de la coreografía, lejos del baile español y mezcla de no se sabe qué. Con mucha mayor imaginación y elegancia resolvió Plaza un problema similar en el «Gato Montés» de La Zarzuela.

Empiezo a comprender las múltiples condolencias que me dan por aquí a causa de la economía española. Si esta «Carmen» es para ellos España –porque no intenta otra cosa–, me queda claro que no merecemos más que un rescate. Entre la «Carmen» de Zeffirelli en Verona o la de Collins en Salzburgo, me quedo con la de Bieito en Perelada o el Liceo.

Soberbio Pollini
El mismo escenario se abría para Maurizio Pollini tres horas después de finalizar Bizet. Ante él las tres inmensas, no en duración pero sí en esencia, últimas sonatas de Beethoven. Adorno vio en ellas, como en otras obras finales, la catástrofe del arte. Más acertado estuvo Berlioz cuando reconoció que, hasta la misma anterior Op.106 «Hammerklavier», eran incomprendidas en su tiempo pero músicas del futuro. Mucha tinta se ha vertido sobre las Op.109, 110 y 111, pero lo importante no es la buscada genialidad de esas reflexiones, sino la sublime música que encierran las partituras postreras del de Bonn: la «Novena», la «Misa solemne», los últimos cuartetos o estas mismas sonatas.

Pollini, con paso ligero y mirada abstraída, atravesó el enorme escenario para sentarse en la banqueta e interpretar la esencia de las tres obras. ¡Qué claridad en la exposición de la fuga a tres voces del último tiempo de la Op.110, en la que Kinderman encontró paralelos con la Fughetta de las «Variaciones Diabelli», el «Agnus Dei» o el  «Dona Nobis Pacem» de la contemporánea «Misa solemne»! ¿Qué decir de la fortaleza que imprimió al primer tiempo de la Op.110 y de la coherencia estructural con la que unió primer y segundo tiempo, muy al modo de aquel Bülow que veía en ellos a Samsara y Nirvana?  Y habrá quien encuentre los tempos más ligeros de lo habitual, el pedal más abundante o excesivamente severa la aproximación al ya citado inmenso tercer tiempo de la Op.110, pero Pollini fue capaz de recorrer y mostrarnos en él una gran parte de la historia de la música, desde Bach al futuro Chopin. Soberbia y aclamada actuación.

Vídeos

  • 1