Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
domingo, 26 octubre 2014
01:19
Actualizado a las 

La Razón

Destinos

Costa Rica: Naturaleza en carne viva

  • La riqueza de Costa Rica no se mide por su oro, sino por sus tesoros naturales. Veragua Rainforest, un parque de 1.300 hectáreas en la zona del Caribe, es la última atracción turística del país. Iguanas, monos, ranas, perezosos o tortugas son algunos de nuestros compañeros de viaje

  • 1

Cuando el hijo de Colón, Hernando, llegó a Costa Rica, informó en una carta de que ya en ese momento esta bella tierra «tenía mucha fama de minas y grandes riquezas». Para confirmarlo, agregaba que «en el espacio de dos horas después de la llegada» cada uno de los expedicionarios españoles había recogido «oro de entre las raíces de los árboles».
Hoy en día, cuando tendemos a medir la riqueza de Costa Rica, no lo hacemos por su oro, sino por sus tesoros naturales. Estamos hablando de un país donde el 30 por ciento del territorio está protegido y donde los animales todavía campan a sus anchas, interactuando con el hombre como lo hacían en los tiempos precolombinos. Abran sus sentidos, bienvenidos a Costa Rica: naturaleza en carne en viva.

Si lo que quiere es una experiencia tropical, Veragua Rainforest es la mejor opción. Se trata de la atracción turística más nueva de Costa Rica. El parque está localizado en una reserva privada de 1.300 hectáreas en la zona del Caribe costarricense. Nos encontramos inmersos en una selva increíble, rodeados de árboles gigantes con más de 300 años de antigüedad. Uno de los platos fuertes es el sistema de góndolas al aire libre, que nos regala un paseo por el dosel de la jungla rodeado por vistas del parque más grande de América Central: el Parque Nacional La Amistad. Los monos capuchinos, osos perezosos y tucanes son nuestros compañeros de viaje.

Los guías, comprometidos en diferentes proyectos de conservación, nos acompañan a través de las exhibiciones vivientes de serpientes, ranas y mariposas, en un ambiente interactivo diseñado bajo la supervisión del Instituto Nacional de Biodiversidad (INBio). También puede recorrer con uno de los biólogos los diferentes circuitos nocturnos en busca de la rana de cristal, la serpiente terciopelo o atravesar los ríos en busca de los últimos pumas.
La lancha avanza a tal velocidad que llega a elevarse unos centímetros sobre las aguas marrones del río Parismina. Son las doce del mediodía y, como el sol calcina hasta los huesos, la brisa caliente que pega en la cara representa un gran alivio. En pocos minutos, aparecen olas azules en el horizonte estrecho que deja entrever la vegetación selvática que nos rodea. Entonces, en el preciso instante en el que el río desemboca en el mar Caribe, la embarcación aminora la marcha y entramos en el Parque Nacional Tortuguero, uno de los más famosos de Costa Rica.

Paseo en piragua
Destino de fauna y aventuras, el Caribe costarricense no desentona con las otras regiones de este país de Centroamérica. Aquí hay cangrejos de río con grandes pinzas, iguanas, monos, ranas y serpientes venenosas, arañas, aves de toda índole (incluso el águila harpía y sus poderosas garras), mariposas, manatíes, caimanes, cocodrilos, jaguares, tiburones y perezosos de dos y tres dedos. Todo al alcance de las  manos del viajero, a tan sólo un paseo con piragua por los canales. Un consejo: cierre las ventanas de su cabaña si no quiere que alguna iguana amanezca en su cama.

Todos los años, desde julio a septiembre, el parque recibe el arribo de miles de tortugas verdes marinas que vienen a depositar sus huevos a estas playas. Cada hotel organiza excursiones para ver tan bello espectáculo. Por la noche es uno de los mejores momentos. Otro soberbio espectáculo es cuando las crías rompen el cascarón e intentan llegar al mar. Algunas lo consiguen, otras quedan en el camino, devoradas por las aves que las acechan.
Si todavía le quedan ganas de aventuras, por qué no asomarse a un volcán celeste. Con el cráter más grande y alto de Costa Rica, el Parque Nacional Volcán Irazú invita a conocer un panorama único. Este barril de pólvora natural es visitado por más de 100.00 personas al año. Dan ganas de bañarse en las turquesas aguas del volcán.

Un viaje místico, salvaje, recorriendo volcanes, selvas y playas cálidas, bañadas por el Pacífico y el Caribe. Y siempre durante nuestra travesía, rodeados de un sinfín de animales. Una relación entre el hombre y la fauna ya olvidada, virgen, sólo conservada de esta manera en un país como Costa Rica. Si nuestros antepasados se deslumbraron al descubrir esta tierra, ¿qué excusa tendrán nuestros modernos expedicionarios para no desembarcar aquí?


Un destino de Iberia

>> Cómo llegar. Iberia ofrece un vuelo directo todos los días entre Madrid y Costa Rica y cómodas conexiones desde otros orígenes vía el aeropuerto de Barajas.
>> Oferta. En iberia.com puede comprar billetes de ida y vuelta a San José de Costa Rica desde 793 euros precio final. Si compra su billete antes del 30 septiembre, obtendrá doble puntuación Iberia Plus (precios vigentes al cierre de esta edición).
>> Comodidad. En los vuelos a Costa Rica está disponible la Business Plus, con butacas convertibles en camas horizontales.
>> Más información. En iberia.com, Serviberia (902 400 500), oficinas de Iberia y en agencias de viajes.
>> Veragua Rainforest. Puede solicitar información sobre Veragua Rainforest en el teléfono 506 2296 5056 .
>> Alojamientos. Mawanba Lodge, en Tortuguero (teléfono 506 2293 8181), y Hotel Presidente, en San José de Costa Rica (teléfono 506 2010 0000).

 

Vídeos

  • 1