Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
jueves, 17 abril 2014
17:30
Actualizado a las 

La Razón

Asuntos Sociales

Los parados con ayudas limpiarán los montes quemados

  • El Gobierno establece que si se niegan, serán sancionados. Si colaboran verán incrementada la prestación

Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.

El Consejo de Ministros aprobó ayer un Real Decreto Ley de medidas urgentes para paliar los daños producidos por los incendios forestales y otras catástrofes naturales. La principal novedad es que concreta una posibilidad que ya permitía la Ley General de Seguridad Social desde 1982, la de que las administraciones públicas y las organizaciones sin ánimo de lucro puedan disponer a través de los servicios públicos de empleo de personas que están cobrando prestación por desempleo para que colaboren en la reconstrucción y limpieza de las zonas afectadas. No tendrán que participar en los trabajos de extinción de los incendios.

Estímulo económico
Si finalmente fueran movilizados, y se negaran a colaborar, entonces podrían ser sancionados, según precisó el Ministerio de Empleo, remitiéndose a la Ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social. Podrían perder la prestación de desempleo por unos meses o incluso quedarse sin el derecho a cobrarla.

Pero, en sentido contrario, los parados que tengan que «trabajar» en esas labores de rehabilitación recibirán a cambio un incremento de su prestación hasta alcanzar el cien por cien sobre la base reguladora del salario en el caso de que trabajen ocho horas. Es decir, que los más beneficiados serán aquellos que están cobrando ya el subsidio. Según precisó Empleo, estos parados cobrarán siempre una cantidad por encima del Salario Mínimo Interprofesional, fijado actualmente en 641,4 euros.

La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, justificó esta decisión en la gravedad del problema y en el alcance de las zonas que resultan afectadas. De fondo entra en juego un debate que no es nuevo, el de la prestación de trabajo social por parte de aquellas personas que cobran el desempleo, están en edad de trabajar y no tiene carga familiar. Portugal, ajustándose a esos requisitos, ha establecido la obligación de que tengan que dedicar un cupo de horas semanales a trabajos sociales.

En el caso español, Empleo precisó ayer por la tarde que siempre se tratará de trabajos de utilidad social y que redunden en beneficio de la comunidad. «Los trabajos deben tener carácter temporal y coincidir con las aptitudes físicas y profesionales del desempleado, sin implicar un cambio de residencia», explicó el Ministerio.  

El decreto aprobado cubre los incendios de este verano y deja la puerta abierta a reparar también los que puedan producirse hasta el 1 de noviembre, que es la fecha en la que finaliza la temporada de incendios forestales. Incluye ayudas para el alquiler y la rehabilitación de viviendas y también para la reparación de materiales, enseres y para personas físicas y jurídicas. Asimismo, habrá subvenciones por daños en infraestructuras municipales y en la red viaria de diputaciones y cabildos, que podrán llegar hasta el 50 por ciento de su coste.

Ayer, Sáenz de Santamaría no cuantificó el alcance económico de las ayudas porque no hay zonas afectadas que estén siendo todavía evaluadas y, por lo tanto, no es posible cerrar la cifra final del coste de la tragedia forestal de este verano. Por su parte, el sindicato UGT aseguró ayer que la decisión del Gobierno de emplear a parados en estas tareas se enmarca dentro de una campaña del Ejecutivo para «culpabilizar» a los desempleados de su situación. El secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer, apuntó que los trabajos de colaboración social están ya perfectamente regulados y además son prestados por empresas que han logrado esa actividad a través de concursos y por la que obtienen un beneficio.


LAS CLAVES DEL REAL DECRETO
1.- Un trabajo social «remunerado»
Los parados que cobren prestación deberán hacer trabajos en beneficio de la comunidad.
2.- Tareas adaptadas a cada persona
Los trabajos serán de carácter temporal y estrán adaptados a las condiciones de cada uno.
3.- Sueldo por encima del salario mínimo
Cuando el trabajo sea a jornada completa los parados cobrarán siempre más de 641,4 euros.
4.- Ayudas para la reconstrucción
Se fijan ayudas para la rehabilitación de viviendas e infraestructuras dañadas por el fuego.

Vídeos

  • 1