Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
jueves, 24 abril 2014
18:32
Actualizado a las 

La Razón

Destinos

Tú a Boston y yo a California

Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Tú a Boston  y yo a  California
Tú a Boston y yo a California

Estados Unidos es tan inabarcable que resulta complicado recorrerlo de cabo a rabo en un único viaje. Tal y como reza la película «Tú a Boston y yo a California», de costa a costa, las diferencias son abismales, pero sobrecogedoras para el viajero ávido de nuevas experiencias.  
En la costa Este, la ciudad de Boston bien merece un alto en el camino, pues presume de ser una de las ciudades con más historia de Estados Unidos; no en vano allí se gestó la Guerra de la Independencia. Por ello, se la conoce como la «cuna de la libertad de América». A pesar de ello, Boston es una de las urbes con más espíritu europeo: típicas casas adosadas, numerosos museos, amplios jardines, clubes nocturnos... Ataviados con unos zapatos cómodos, el mejor modo de descubrir Boston es caminar a lo largo del peatonal «Freedom Trail» o Sendero de la Libertad. Esta singular travesía se adentra en los barrios históricos a través de 17 paradas obligatorias. Entre estas callejuelas se encuentra la escuela donde estudió Benjamin Franklin, el Jardín del Boston Common, la antigua sede del gobierno colonial británico (convertido ahora en Museo de la Revolución Americana) o el Ayuntamiento.


A miles de kilómetros, justo al otro lado del continente, en la costa oeste del país, el estado de California nos ofrece todo lo contrario. Aquí, el sol dorado reflejado en las tablas de surf y las palmeras azotadas por la brisa al final de la mítica Ruta 66 en Los Ángeles siguen formando parte del sueño americano (y de cualquier viajero que se precie). Aquí, además de la archiconocida ciudad de Hollywood y sus estrellas del celuloide, hay que dejarse caer por las calles de Beverly Hills y darse una vuelta por Rodeo Drive. Un paseo por la bahía de Santa Mónica, mezcla de un estilo urbano «cool» con la tranquilidad que sólo puede ofrecer el ambiente playero, y contemplar el atardecer que cae sobre el Pacífico en Venice Beach resultan imprescindibles.
 

Vídeos

  • 1
  • 1

    ENCUESTA