Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
domingo, 20 abril 2014
02:18
Actualizado a las 

La Razón

Columnistas

Dudas y temores por Julián García Candau

Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.

La Selección, doble campeona europea y campeona mundial, empieza a despertar temores. En partidos como el de Tiflis, dudas, aunque nos hemos acostumbrado a esperar con la confianza de que al final llega el gol. Hay seguridad en que ello acabará sucediendo y, sin embargo, cada vez es más difícil ganar a adversarios como Georgia.

El juego del equipo español es previsible. No hay secretos en el mundo del fútbol. En otra época, los enfrentamientos con selecciones, por muy cercanas que fueran, se prestaban a incertidumbres porque se desconocía el papel de determinados futbolistas. Ahora, no hay seleccionador que no conozca al adversario. «La Roja», precisamente por su juego, no sólo es conocida universalmente, sino que muchos entrenadores pretenden imitarla.

Sólo los grandes adversarios intentan dar la cara. Su prestigio les obliga a planteamientos con la victoria como fin. Las mediocridades, por el contrario, salen a competir con la idea de que lo básico es no dejar jugar. Entregarle el balón a la Selección para que lo maneje sin avanzar, para que sus jugadores no encuentren huecos por los que penetrar, es fórmula que empieza a ser norma de obligado cumplimiento. A este paso va a ser más difícil derrotar a equipos como Georgia, diez defensas y un portero, que a Francia o Brasil.

Del Bosque ya ha probado jugar con nueve auténtico y nueve falso por separado y en Tiflis se ganó con los dos en cancha. Ya tenemos solución.

Posdata. Lo de Cristiano Ronaldo no era cuestión económica. Pero le mejorarán el salario.
 

Vídeos

  • 1