Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
viernes, 25 abril 2014
00:20
Actualizado a las 

La Razón

Columnistas

Compás de espera por Carmen Gurruchaga

  • 1

Conocer las condiciones que impondría la eurozona ante una petición de ayuda, así como la evolución de la prima de riesgo y el diferencial del bono español respecto al alemán, determinarán si Rajoy decide finalmente solicitar el crédito o no. Un dilema que está sin resolver a la espera de los factores mencionados, aunque Rubalcaba se empeñe en afirmar lo contrario. El líder de la oposición, en lugar de arrimar el hombro, parece deseoso de que vengan los hombres de negro. Quizás por ello ayer se tiró un farol al aseverar que Rajoy ya conoce las condiciones, porque las habría negociado a escondidas, pero que se las silencia al pueblo español por intereses partidistas. Como si, en caso de existir, fuera posible esconderlas. En los últimos días la prima ha evolucionado favorablemente y, sobre todo ayer, por las noticias que han llegado de Alemania, anunciando que el TC de ese país daba su visto bueno al fondo de rescate europeo (MEDE), del que partiría esa eventual ayuda a España. De hecho, se situó por debajo de los 400 puntos básicos al enviar el BCE a los mercados un mensaje claro, nítido y contundente sobre la irreversibilidad del euro y al garantizar que actuará si un país tiene problemas. Aunque como sucede siempre en situaciones complicadas, se pueden oír opiniones para todos los gustos. Así unas voces consideran que lo mejor es actuar y pedir el rescate, mientras otras entienden que, si resulta factible, será preferible salvar la complicada situación económica que vive España apretándonos el cinturón, pero con recursos propios. El Ejecutivo parece estar más de acuerdo con estos últimos porque pedir un crédito acarreará nuevas condiciones, por muy leves que éstas sean.
 

Vídeos

  • 1
  • 1

    ENCUESTA