Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
jueves, 28 agosto 2014
16:51
Actualizado a las 

La Razón

Sucesos

La gota fría mortal

  • 1

MÁLAGA/MADRID- Después de una año seco, sin precipitaciones en toda la Península, con más de 180.000 hectáreas quemadas y los agricultores rogando, cada día, para que las nubes descargasen algo de agua, la lluvia ha llegado de forma trágica. Al cierre de esta edición, siete personas habían muerto a consecuencia de las fuertes precipitaciones: uno en la provincia de Málaga, tres (entre ellos una niña) en Caravaca y Puerto Lumbreras, dos comarcas de Murcia, un quinto en Vera y dos más en Cuevas de Almanzora (Almería).

La Aemet dio el aviso de nivel roja a las comarcas de Málaga, Granada y Almería en la tarde del jueves y esa misma noche comenzaron a caer, sin cesar, las primeras gotas de agua. A punto de cumplirse un mes del incendio que arrasó la Costa del Sol, la tan necesitada agua de aquellos momentos encendió ayer las alarmas en la provincia malagueña. Una riada acabó con la vida de una mujer de la barriada de El Puente, en Álora, después de que las lluvias inundaran su casa. Su hijo sí sobrevivió. También se temía ayer por la vida de otros cinco individuos. Dos se localizaron  con vida a primera hora de la tarde, según anunció en su visita a Álora la delegada del gobierno en Andalucía, Carmen Crespo.

Miles de afectados

Las fuertes trombas de agua  afectaron con intensidad a 10 municipios de Málaga y provocaron el desalojo de más de 300 personas. Los puntos más castigados fueron las comarcas de Antequera, Ronda, la Costa del Sol y el valle del Guadalhorce, con registros como los 245 litros por m2 en Alpandeire o los 204 de Pujerra. Cantidades ingentes de agua que dejaron una imagen desoladora de la provincia, con casas anegadas y con los automóviles nadando entre barrizales. El consejero de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente de Andalucía, Luis Planas, anunció por la mañana, en una visita a la capital, el desalojo de unas 8.000 personas, una cifra que causó un gran revuelo y que posteriormente tuvo que ser rectificada y aclarada por la Junta. Revuelo también en los colegios, ya que numerosos centros escolares suspendieron las clases como medida preventiva ante la alerta roja.
El alcalde de Cártama explicó, al teléfono, cómo vivió la tragedia su municipio. «Hemos rescatado a varias personas del cauce del río con grúas. Y en Doñana se han inundado 15 viviendas», afirmó Jorge Gallardo. «Un vecino que tiene un pluviómetro calculó que cayeron 162 litros por m2 en toda la noche», añadió.

 Desde primeras horas de la mañana, la Junta de Andalucía y el Gobierno de Murcia reclamaron la colaboración de la Unidad Militar de Emergencias (UME). Desde Morón de la Frontera llegaron a media mañana 350 militares para prestar apoyo a los afectados en Álora y en la Vega de Antequera y otros cien se desplazaron a los municipios afectados en Murcia. Además, se activaban todos los dispositivos de carreteras. Desde el Consorcio Provincial de Bomberos de Málaga, su gerente, Manuel Marmolejos, mandó un mensaje tranquilizador a mediodía: «Ya no hay personas en situación de riesgo en Villanueva del Trabuco y Villanueva del Rosario».

Alrededor de las cinco de la tarde, el aviso rojo se tornaba en naranja en la localidad malagueña. Sin embargo, las fuertes precipitaciones se trasladaban a la vecina Almería. Las autoridades tuvieron que desalojar a 300 vecinos de la localidad de Vera. Uno de ellos, que fue rescatado en helicóptero de una azotea, falleció durante su traslado al hospital de la localidad de Huércal Overa. Pedro, propietario del bar Las Brasas, pasadas las nueve de la noche seguía achicando agua: «Todo el restaurante está lleno de fango y barro. Intentaremos poder abrir el lunes, pero no tenemos luz apenas y las pérdidas son cuantiosas». En otro municipio, Cuevas del Almanzora, encontraron en un coche los cuerpos de un hombre y una mujer.
Como auguraron los mapas de predicción de la Aemet, el frente de lluvias fue avanzando a lo largo del día a lo largo de la costa levantina. Tras inundar varias localidades almerienses, la provincia de Murcia fue la siguiente víctima. En el municipio de El Esparragal, en la localidad de Puerto Lumbreras, una niña de nueve años y un anciano de 65, tras ser arrastrados por la riada. José, vecino del Pinardo, a 15 kilómetros de El Esparragal, explicó que debido a la lluvia «no pudimos salir del trabajo, ya que se cortaron durante cuatro horas las vías principales». En Caravaca de la Cruz, otra comarca murciana, la Guardia Civil encontró el cadáver de un hombre en el interior de un coche tras caer por un barranco.

La ministra de Fomento, Ana Pastor, se desplazará hoy a la   Región de Murcia y a la provincia andaluza de Almería para interesarse por la situación, junto con la titular de Empleo, Fátima Báñez,  y el secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Juan   Manuel Moreno.
 

Vídeos

  • 1