Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
lunes, 22 septiembre 2014
15:51
Actualizado a las 

La Razón

Medio Ambiente y Biodiversidad

Desvelado el misterio de la nieve rosa

  •  Una microalga, la 'Chlamydomona nivalis', es la responsable de un fenómeno que desde hace miles de años ha intrigado a esquiadores y exploradores. Esta eucariota, que sobrevive en ambientes acuosos bajo cero y se concentra en poblaciones de varios millones por centímetro cuadrado, provoca ese tono virado al rosa de la nieve. 

  • 1
La nieve colapsa España
La nieve colapsa España Efe

 Con la llegada de las primeras nieves en el otoño los picos más altos de las montañas de Colorado (EE UU) se cubren con un manto rosa de nieve. No es un fenómeno exclusivo de esta zona de la Tierra, ya que se ha podido observar en numerosas montañas de todo el mundo, salvo en el continente africano.

Los lugareños norteamericanos lo denominan nieve de sandía (Watermelon snow, por el color de la pulpa de esta fruta). La fantasía y la mitología le han atribuido un carácter mágico que induce a su ingesta. De hecho, quien la ha probado dicen que tiene un sabor agradable.

Las superficies de nieve rosada se conocen desde hace miles de años, el propio Aristóteles en sus tratados sobre la Naturaleza hace referencia a ella, y ha intrigado a exploradores y alpinistas, que suelen incluir en sus relatos fantásticos sobre sus recorridos por tierras vírgenes la descripción de estas alfombras heladas de color rosado. Suelen ser más visibles en el deshielo de la primavera, informa la web Tendencias 21.

Sobrevivir en ambientes extremos

El asunto tiene su explicación científica y biológica. La coloración tiene que ver con la capacidad de tienen algunas especies de sobrevivir a los ambientes más hostiles, en esta ocasión, a las bajas temperaturas y de ellas, sobre toda una, la de las microalgas, que ya han demostrado ser capar de adaptarse (mutar y sobrevivir) a ambientes extremos.

La Chlamydomonas nivalis es la responsable del tono rosado de la nieve. Las poblaciones de esta microalga alcanzan los varios millones de ejemplares por centímetro de nieve y pueden estar concentrados en espacios cuya profundidad ronda los 25 centímetros.

Sus esporas son de color rojo-naranja (gracias a un pigmento, la astaxantina que bloquea los rayos UV) y dan lugar a densas floraciones, también conocidas como 'blooms'. Cuando las condiciones se vuelven más extremas, esporulan grandes cantidades de este pigmento. Entonces es cuando el manto nevado toma ese color.


La capacidad de adaptación de las microalgas

Los biólogos han podido comprobar que las microalgas son capaces de vivir en hábitats tan contaminados como el Río Tinto (con unos niveles de adificación y pH que apenas permiten la vida tal y como la conocemos), y que fueron capaces de sobrevivir a la gran extinción provocada por la Gran Bola de Nieve (Snow Ball Earth), el cambio climático más radical que sufrió el Planeta hace 600 millones de años.

Durante ese tiempo, se congelaron los océanos y el hielo alcanzó más de 100 metros de espesor, incluso en las latitudes tropicales. Aunque en esa época ni los grandes animales ni las plantas poblaban la tierra firme, existía una rica vida en los ambientes acuáticos en la que estaban representadas la gran mayoría de las divisiones de algas que existen hoy en día.

La rápida capacidad de reproducción (las generaciones se suceden en cuestiones de pocos meses) de las microalgas permitió la aparición de mutantes (anomalías) que curiosamente estaban preparados para vivir en estos ambientes helados. Se han contabilizado hasta la fecha hasta 350 tipos de algas que se reproducen y viven con facilidad a temperaturas bajo cero.

Pero no crean que es el único tono que son capaces de conseguir las microalgas. Otras especies tiñen la nieve de color negro, marrón o amarillo. Y para los aprensivos, no tengan mayor problema en comerse un pedazo de la apetitosa nieve de sandía. Salvo que se de un atracón, es incoua para la salud.

Más información sobre ciencia en Tendencias 21

Vídeos

  • 1