Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
sábado, 20 diciembre 2014
08:57
Actualizado a las 

La Razón

Dónde está la flotilla por César Vidal

  • 1

En el año 2005, Israel se retiró por completo, de forma unilateral, de la franja de Gaza. La finalidad de semejante paso era lograr un avance en las conversaciones de paz con los palestinos.  La intención era buena, pero la respuesta que recibió Israel a su acción fue que la organización terrorista Hamas se apoderó por la fuerza del poder en Gaza mediante un golpe de Estado. Los terroristas de Hamas, ayudados por la dictadura islámica de Irán, convirtieron inmediatamente Gaza en un base para atacar de forma permanente a Israel y para proyectar la influencia de los ayatolás en el área. Todo esto era conocido públicamente, pero mientras desde 2005 y desde Gaza se lanzaban más de siete mil misiles contra territorio israelí, el universo «progre» –en España vinculado a la izquierda y a los nacionalismos catalán y vasco– decidió organizar el ridículo espectáculo de enviar «flotillas» a la franja para, supuestamente, romper un bloqueo que no existía. Titiricejas y tontilocos con barba, barretina o chapela se dedicaron a hablar del hambre que se pasaba en una población que contaba con mercados repletos de productos y entonaron la apología de unos terroristas nada ocultos. La noche del sábado 10 de noviembre, esos mismos terroristas de Hamas procedieron a una escalada de la violencia y desde entonces, han lanzado más de un millar de misiles contra ciudades israelíes como Jerusalén y Tel Aviv. El martes, Hamás y la Yihad islámica proclamaron que iban a anunciar un alto el fuego y apenas unas horas después, tenía lugar un atentado terrorista en Tel Aviv, atentado que, según el corresponsal de la BBC Jon Donninson, fue celebrado en Gaza y que supone el cumplimiento de la amenaza de Hamas de crear brigadas especializadas en atentados suicidas. En paralelo, Hamas no ha dudado en asesinar durante estos días –lleva haciéndolo años– a palestinos que no estaban sometidos a sus órdenes. En una situación así, se me arraciman las preguntas. ¿Por qué los que tanto hablan de los derechos del pueblo palestino no arman una flotilla para correr a interponerse entre ambos contendientes para evitar la violencia? ¿Por qué no organizan una flotilla para envíar ayuda a las familias de los palestinos asesinados por Hamas? ¿Por qué no llenan una flotilla de pancartas condenando con energía la manera en que cuatro millones de israelíes soportan día y noche atentados terroristas sofisticados que nada tienen que ver con las imágenes de niños lanzando piedras? En otras palabras: ¿dónde está la flotilla?
 

Síguenos en