Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
miércoles, 23 abril 2014
14:08
Actualizado a las 

La Razón

Entrevistas y Opinión

Ahorro en personal por Sergio ALONSO

Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Ahorro  en personal, por Sergio ALONSO
Ahorro en personal, por Sergio ALONSO

Si 2011 y 2012 han sido los años de los ajustes en farmacia, 2013 lo será en materia de personal sanitario. Poco a poco, los gobiernos autonómicos completan sus proyectos de presupuestos para el próximo ejercicio y, como ya ha sucedido en Madrid, que ha abierto la espita, los consejeros de Hacienda han visto en los recursos humanos el mayor foco posible de ahorro para cuadrar las cuentas desde el área sanitaria, y cumplir así el severo objetivo de déficit pactado con Bruselas. En total, los feudos autonómicos deberán ahorrar el próximo ejercicio unos 10.000 millones de euros adicionales, y la Sanidad, como responsable de un 50% del gasto contenido en las cuentas, es la candidata principal a experimentar los ajustes.


Achuchados por sus homólogos de Hacienda, los consejeros de Sanidad andan estos días ideando fórmulas, contemplando posibilidades y analizando el estado de sus plantillas para lograr la cuadratura del círculo: efectuar los ajustes sin que los trabajadores del sector se echen a la calle y paralicen mediante huelgas los hospitales y centros de salud.  De momento, los consejeros están poniendo la mira en los empleados interinos y eventuales y, por supuesto, se amortizarán plazas en caso de jubilación o baja voluntaria. Algunos feudos estudian incluso seguir los pasos de Madrid y ofertar el traspaso voluntario a un régimen laboral a cambio de mayores retribuciones. En contra de las autonomías juega también el problema de las facturas sanitarias. En su vertiginosa carrera por cumplir este mismo año el déficit, muchas acumulan ya deudas vencidas por importe de casi 5.000 millones, que deberán ser saldadas en el próximo ejercicio. ¿De dónde saldrá esta cantidad adicional para pagar a los proveedores? El capítulo I, el de personal, tiene todas las papeletas.
 

Vídeos

  • 1