Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
martes, 22 julio 2014
21:13
Actualizado a las 

La Razón

Cataluña

La hermanastra de Alba afirma que su padre maltrataba a la pequeña

  • 1

barcelona- La situación del padrastro de Alba, Francisco Javier Pérez, parece cada vez más difícil. En la cuarta sesión del juicio por los presuntos malos tratos infringidos a la niña, se proyectaron dos videos de la declaración ante el juez de Maite, la hija del acusado. En una de las grabaciones, la menor corrobora la versión de la otra procesada, la madre de Alba, Ana María Cano, y asegura que la niña se quedó a solas con Pérez la noche del 4 de marzo de 2006, cuando se produjo la supuesta brutal paliza. En la grabación, Maite asegura que su padre obligaba a Alba a tragar toda la comida y a beber agua con una jeringa a través de un precinto colocado en la boca. No obstante, las partes que contemplaron las imágenes afirmaron que, al tratarse de una niña de seis años, podría existir algo de fantasía. Sangre en el piso Por su parte, los agentes de los Mossos d¿Esquadra que investigaron la supuesta agresión relataron que descubrieron «restos de sangre en diferentes sitios del piso» de Pérez y Cano, como por ejemplo en el suelo, en un pañuelo y en una fregona. No especificaron a quién pertenece la sangre. Uno de los agentes explicó que les llamó la atención «un cinturón de albornoz de niño pequeño atado a una silla», hecho que podía corroborar las vejaciones de Pérez a Alba. También declaró una ex pareja de Ana María Cano, que explicó que en los siete meses en los que convivió con la madre de Alba constató que «la atención y educación para la niña no eran las adecuadas», especialmente en lo referente a la alimentación. Además, aseguró que «alguna vez vi a Alba con hematomas», de los que Cano culpaba al padre biológico de la menor, Álvaro Caldas. En un juicio en el que faltan tres sesiones, la Fiscalía y la acusación particular piden entre 19 y 26 años de cárcel para Francisco Javier Pérez y Ana María Cano, acusados de intento de asesinato, delito de violencia doméstica y de otro contra la integridad moral. Además, reclaman una indemnización de 1,5 millones de euros para Alba, que aún habla sólo con monosílabos y que se desplaza en silla de ruedas. Los acusados niegan cualquier tipo de malos tratos y el padrastro insistió en que la niña «se cayó de la cama». Los médicos niegan esta versión y afirman que las lesiones de Alba no son compatibles con este hecho. La vista quedará lista para sentencia este viernes.

Vídeos

  • 1