Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
viernes, 19 diciembre 2014
03:38
Actualizado a las 

La Razón

Clásica

Elegante y exquisita Netrebko

  • Temporada del Liceo
  • Iolanta, de Chaikovsky. S Aleksashkin, A. Gergalov, S. Skorokhodov, E. Unerov, A. Zorin, Y. Vorobiev, A. Netrebko, Director musical: V. Gergiev. Versión de concierto. 10-I-2013.

ETIQUETAS

Anna Netrebko deslumbró al público Anna Netrebko deslumbró al público

El estreno en el Gran Teatro del Liceo del último título operístico de Chaikovsky obtuvo un enorme éxito a pesar de ofrecerse en versión de concierto y de haber pasado nada menos que ciento veinte años desde que «Iolanta» se ofreciese en el entonces Teatro Nacional de Sant Petersburgo. Todo un acontecimiento de esta gira europea de los cuerpos estables del teatro de Sant Peterburgo, que contó con su director musical Valery Gergiev en el podio. Desde el punto de vista musical hay que destacar la excelente labor del célebre compositor ruso en esta ópera de carácter simbólico, con algún detalle exótico, e incluso adelantándose a las técnicas del posterior impresionismo que es un compendio de su obra y cuyo libreto fue realizado por su hermano Modest Chaikovsky. La trama de la joven princesa ciega a la que tratan de esconder su discapacidad, que finalmente supera gracias a la valentía y el amor del joven conde de Vaudémon, está recogida en una obra en un solo acto de algo más de hora y media de duración y un amplio elenco de gran dificultad. Gergiev ha contado con algunos de los más inspirados cantantes que ha dado el Mariinsky, todos debutantes en el Liceo, con la prestigiosa y mediática soprano Anna Netrebko como máximo atractivo. La artista rusa deslumbró al público barcelonés gracias a un timbre elegante, musical y realmente homogéneo y poderoso en todo el registro, capaz de ofrecer unas medias voces de exquisita factura y una dicción de gran sensibilidad artística y capacidad interpretativa, a pesar de ofrecerse en versión de concierto. Todo un triunfo en una obra que le va a la perfección. El tenor Sergei Skorokhodov ofreció un timbre fresco e incisivo, con excelentes agudos, capaz de destacar con eficacia y aguante el torrente musical con el que Chaikovsky representa el amor y la luz que debe superar la protagonista con su ayuda. Muy adecuado el resto del reparto, con especial mención del imponente y meritorio rey Renato de Sergei Aleksashkin, a pesar de las tiranteces en el registro agudo y la dificultad en las notas más profundas de una parte realmente exigente. Rotundo el médico moro de Edem Umerov y de muy buena línea y consistentes agudos el duque de Borgoña de Alexander Gergalov. Algo justo por su parte el Almeric de Andrei Zorin. Del reparto femenino destacar además la solvente y expresiva Marta de Natalia Yevstafieva, la joven e impetuosa Laura de Anna Kiknadze y la correcta Brigitta de Eleonora Vindau. Pero las ovaciones del entregado público barcelonés también se centraron en la exquisita y temperamental dirección musical de Valery Gergiev frente a la estimulante y exquisita sonoridad de la Orquesta Sinfónica del Mariinsky, así como del adecuado Coro del coliseo de Sant Petersburgo.

Síguenos en