Portada

Rajoy advierte a Gibraltar de que España «tomará medidas legales»

  • El presidente del Gobierno traslada al Rey, en su despacho veraniego en Marivent, su apuesta por el diálogo y su confianza en que el conflicto «no vaya a más»

La posición firme del Gobierno español en la escalada de tensión que se vive en Gibraltar en las últimas dos semanas, centró ayer el despacho que mantuvo el presidente de Gobierno, Mariano Rajoy, con Don Juan Carlos en el habitual encuentro veraniego que cada año se lleva a cabo en Mallorca. Un encuentro que comenzó pasadas las 13:30 horas y que se prolongó por espacio de más de una hora y tras el cual el jefe del Ejecutivo anunció que España tomará «las medidas que considere pertinentes, únicamente legales, proporcionales, aleatorias y que no discriminen a nadie» para defender los intereses de los ciudadanos españoles.

En declaraciones a los periodistas tras despachar con el Monarca, el presidente del Ejecutivo no quiso concretar cuáles serán esas medidas, pero en cualquier caso, todas estarán, matizó, «dentro de la Ley», como ha ocurrido hasta ahora, porque «el Gobierno no ha tomado ninguna medida ilegal», en clara referencia a las protestas de Reino Unido por las largas colas de vehículos registradas a raíz de los exhaustivos controles que efectúan las Fuerzas de Seguridad en el paso de la Verja. Sobre este asunto, Rajoy insistió en que «podemos y debemos hacer controles en la verja y tenemos que vigilar que todos cumplan con sus obligaciones fiscales, pero nuestra prioridad es que las cosas se hablen, se discutan y se acuerden».

No obstante, el presidente del Gobierno tras analizar con el Rey los principales «asuntos internacionales que afectan a España», especialmente las discrepancias con Reino Unido ante el último conflicto surgido en Gibraltar, se mostró esperanzado en que el conflicto «no vaya a más», más si cabe después de que fuera el propio primer ministro británico, David Cameron, el que llamara a Rajoy el pasado miércoles para transmitir su «profundo malestar» y la «gran preocupación» que hay en España por este asunto. Al respecto, Mariano Rajoy reiteró su voluntad de avanzar en la solución del contencioso con la colonia mediante un diálogo a cuatro partes en el que participen el Gobierno de España, el británico, las autoridades del Peñón y la Junta de Andalucía. Y aunque apuesta por el «diálogo» y que «se retomen pronto las negociaciones», mientras no haya «acuerdo» se reserva «todas las medidas legales para defender los intereses de los ciudadanos españoles». Cameron y Rajoy acordaron el pasado miércoles que sus respectivos ministros de Exteriores se pondrían en contacto inmediatamente para entablar conversaciones encaminadas a resolver el conflicto.

Provocaciones

Aunque a estas alturas lo de menos es quién inició las provocaciones, Rajoy recordó que el origen del último conflicto fue el lanzamiento –el pasado 24 y 25 de julio– de bloques de hormigón en la bahía de Gibraltar por parte de un barco del Peñón, que aseguró que «es un atentado al medio ambiente y dificulta mucho las tareas de pesca» de los barcos españoles, ya de por sí complicadas después de la última normativa acordada por las autoridades de la colonia. «El hecho viene a sumarse –añadió el presidente– a anteriores decisiones unilaterales de las autoridades gibraltareñas», como por ejemplo la ruptura del acuerdo de pesca de 1999 que venía funcionando «razonablemente». Un cambio de estrategia que «dificulta mucho las relaciones», aunque en la intención del Gobierno siga prevaleciendo la voluntad de «diálogo a cuatro partes».

El presidente del Gobierno no perdió la oportunidad de reprochar la actitud del principal partido de la oposición, que parece haberse puesto más del lado de Fabian Picardo que del Gobierno español. «Si el PSOE no nos quiere respaldar en el tema de Gibraltar están en su derecho», pero quien no va a abdicar de sus responsabilidades con los españoles es el Gobierno», criticó Rajoy, al mismo tiempo que emplazó al partido que lidera Alfredo Pérez Rubalcaba a «explicar al conjunto de los españoles» su postura. «Tienen derecho a hacerlo, yo desde luego no lo haría, pero es su propia responsabilidad», agregó el presidente, tras recordar que los socialistas, en un movimiento «verdaderamente sorprendente», mantienen rotas sus relaciones con el Gobierno.

«The Telegraph» dice que Rajoy usa el lenguaje de la ONU

El diario «The Telegraph» demostró ayer que las explicaciones del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, sobre el asunto de Gibraltar pueden acogerse de una forma muy distinta. El jefe del Ejecutivo aseguró ayer que España va a tomar las «medidas legales y proporcionales» que considera oportunas. Pero, a juicio del diario británico, los comentarios de Rajoy no hacen sino reproducir «el lenguaje de la Carta de Naciones Unidas», que utiliza la expresión «todas las medidas necesarias» como el paso previo para autorizar el uso de la fuerza militar en un contencioso entre países.